Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

9 de febrero de 2012

Vocabulario Fundamental. Lobos (4) Marcos Rodríguez Pantoja, una vida entre lobos

“Un día me metí en una lobera a jugar con unos cachorritos que vivían allí y me quedé dormido. Cuando desperté, la loba estaba cortando carne de ciervo para los cachorros. Yo traté de quitarle un pedazo, porque también tenía hambre y me pegó un zarpazo”, dice imitando el gesto de la loba. “Cuando terminó de alimentar a sus cachorros, me miró y me tiró un trozo de carne. No quería tocarlo porque pensé que me iría a atacar, pero me lo fue acercando con el hocico. Lo cogí, lo comí y ella se me acercó. Pensé que me iba a morder, pero sacó la lengua y me empezó a lamer. Después de eso, ya era uno más de la familia. Íbamos a todos lados juntos.”
"Yo estaba preparado con el cuchillo. La carne que yo no quería se la llevaba a los lobillos. Los padres no me dejaban, pero como veían que yo les llevaba de comer, cogieron confianza. Yo olía como ellos. Cuando yo quería que vinieran, cuando me veía que no tenía salida, empezaba a aullar. Venían varios lobos y, como se daban cuenta de que estaba perdido, se tiraban a mí dando saltos y me cogían los brazos con la boca hasta que yo reía. Empezaban a jugar. Luego me señalaban el camino hasta la cueva de ellos y, desde allí, yo ya sabía irme. Me divertía yo solo con los animales."
Para nuestro cuarto post sobre el lobo abordamos una de las historias más increíbles y conmovedoras que hemos conocido últimamente, la de Marcos Rodríguez Pantoja, quien pasó doce años de su vida viviendo asilvestrado en la Naturaleza, lo que cambió profundamente su vida y su personalidad. Teniendo como techo el cielo y las cuevas y como familia a los animales que le rodeaban y con los que convivía, esos doce años que Marcos vivió en Sierra Cardeña forjaron un carácter de perfecta simbiosis con la Naturaleza y los seres que la habitan, a los que trataba de igual a igual, aún sabiéndose diferente y con los que intercambió afecto, compañía e inocencia.

Tras ser vendido por su padre a los 7 años acabó viviendo con un pastor y su rebaño en un valle perdido de Sierra Cardeña, en Sierra Morena. Cuando el pastor murió, a Marcos no le quedó otra que usar su inteligencia y su buen trato con los animales para poder sobrevivir. Sin embargo, a los 19 años fue encontrado por la Guardia Civil y obligado a volver a la civilización, concluyendo para siempre ese periodo de su vida, para él sus años más felices.

De vuelta a la sociedad de los hombres este paradigma del "buen salvaje" de Rousseau, fue ignorado, engañado y tomado por loco, su vida fue dando tumbos hasta que se cruzó en su camino el antropólogo Gabriel Janer que sí creyó su historia y escribió una tesis sobre él a mediados de los setenta. Cai 25 años más tarde su historia sería leída por el director español Gerardo Olivares quien no paró hasta dar con él y llevarla al cine en la película Entrelobos, que les ofrecemos tras el reportaje de Informe Semanal Marcos, el hijo de los lobos que profundiza en su increible historia de supervivencia y amor por la Naturaleza.


Suponemos que a Marcos Rodríguez se le encogerá el corazón sabiendo que esos animales maravillosos que le ayudaron a cazar, a vivir y sobrevivir, siguen siendo acosados por el veneno y el furtivismo. Apenas sobreviven unas decenas en el sur de la península ibérica, algunos, pocos, en Sierra Morena.Terminamos uniéndonos a Marcos Rodríguez, el niño-lobo de Sierra Morena, en su aullido primordial por estos maravillosos animales ¡¡¡Auuuuu...!!!


Marcos, el hijo de los lobos

Irene Vaquerizo. Informe Semanal 21.11.2010

Hay veces que los reportajes que nos encargan generan desde el minuto uno muchas preguntas que posiblemente se van a quedar sin respuesta. Intuimos que eso nos iba a pasar al conocer la historia de Marcos Rodriguez Pantoja, el llamado niño salvaje de Sierra Morena, el 'niño lobo', cuya vida, o mejor dicho, parte de su vida ha sido llevada al cine por el director cordobés Gerardo Olivares. Pero al mismo tiempo sabíamos que esa historia nos iba a atrapar y nos iba a permitir llegar al corazón de sus personajes.

Contábamos como punto de partida con la complicidad absoluta y entregada de Gerardo Olivares. Él fue quien nos acompañó hasta Rante, una pequeña aldea de Orense donde vive actualmente Marcos en compañía de Manuel, un policía retirado que lo conoció en Fuengirola hace ahora 15 años y que le ofreció su amistad y su casa para vivir dignamente. Gracias a eso el encuentro con Marcos resultó más sencillo y ayudó a que se creara un clima de confianza que fue creciendo cada día que estábamos juntos.

El regreso de Marcos a la sierra de Cardeña

La vida de Marcos es una crónica amarga de miseria y hambre, con un padre que apenas podía mantener a su familia y una madrasta que no le quería y le maltrataba brutalmente. Con siete años su padre lo vendió a un cabrero que lo abandonó en un valle solitario para cuidar el ganado junto a un viejo pastor. Pero el pastor murió y Marcos se quedó absolutamente solo. Gracias a su inteligencia y su imaginación, Marcos fue capaz de adaptarse y convertir esa sierra en su hogar y tener como familia a los animales que le rodeaban.

Marcos nos enseñó cada rincón de esa sierra en la que vivió durante 12 años. Nos llevó hasta el rio donde jugaba y pescaba, nos explicó como cazaba las perdices, como cogía los conejos y nos fue explicando cada planta. De vez en cuando, nos sorprendía imitando el canto de los pájaros o aullando como un lobo, llamando a los ciervos o fabricando flautas con cualquier palo que encontraba e improvisando una canción. Desde la sierra de Cardeña Montoro bajamos hasta el pueblo en el que nació, Añora. Era la segunda vez que volvía a ese lugar desde hace 60 años. Su tía Anastasia, una divertida y encantadora mujer, le enseñó su casa y le habló de su familia. Se besaron, se abrazaron y Marcos no paraba de explicarle que en la sierra estuvo bien y que cuando realmente sufrió fue cuando lo capturaron a los 19 años y le obligaron a reintegrase en una sociedad que le resultaba completamente ajena.

Gerardo Olivares y Gabriel Janer

Marcos tiene ahora 65 años pero lo que ves es un niño grande que solo quiere ser feliz y que disfruta con la gente y lo que le rodea. Llegar hasta esta seguridad le ha costado mucho tiempo, y mucho sufrimiento. Cuando la Guardia Civil le cazó en 1965 y le obligaron a reingresar en la misma sociedad que le había abandonado cuando tenía siete años, empezó un peregrinaje de desventuras. Estuvo en Jaén con un cura, en Madrid con unas monjas, hizo el servicio militar, acabó en Mallorca trabajando en hoteles y restaurantes y fue dando tumbos mientras nadie le creía y todos se aprovechaban de él.

En Mallorca lo conoció por casualidad Gabriel Janer, un antropólogo que estudió su caso y escribió una tesis doctoral. Él fue la primera persona que creyó en Marcos. Para Gabriel Janer, Marcos logró sobrevivir gracias a su inteligencia y a la imaginación. En su tesis explica las diferentes etapas de su vida, cómo llegó a creer que formaba parte de aquella comunidad, cómo aprendió sus reglas, el lenguaje del entorno y como trataba a los animales de igual a igual aunque él sabía que era diferente porque tenía unas manos.

Casi 25 años después de escribir esta tesis, Gerardo Olivares la leyó también por casualidad y supo que tenía ante sí una historia que deseaba llevar al cine. Marcos se convirtió en una obsesión. Era cordobés como él y tenía que encontrarle. Después de un año de búsqueda incansable en el que contó con la ayuda de Gabriel Janer, llegó hasta él. Ahora los dos son grandes amigos que no paran de meterse el uno con el otro constantemente. El hermano chico y el hermano grande.

En Rante, con Manuel

Han pasado 14 años desde que Marcos llegó por primera vez a Rante, una pequeña aldea de Orense en la que vive junto a Manuel, un ex policía retirado al que conoció en Fuengirola y que le invitó a venir para hacerse cargo de su finca y hacerle compañía. Había muerto su mujer y se sentía solo. Pero la convivencia no fue fácil al principio. Manuel nos dijo que alguna vez llegó a arrepentirse. Marcos apenas hablaba, en realidad no le entendía. Hacía lo que quería, se marchaba de casa, no le avisaba, cometió muchos errores... Pero la paciencia de Manuel y la ternura de Marcos hicieron posible lo imposible. Ahora todo el mundo le quiere en el pueblo. Le piden ayuda para cualquier cosa, es servicial con todos, los niños lo adoran y los animales juegan con él como con nadie.

Además ahora, la película Entre lobos le ha dado a Marcos una seguridad y una vitalidad que antes no tenía. Sabe que cuando su historia se vea en el cine mucha gente le va a creer. De hecho muchos de sus amigos de Rante (Orense) le han pedido perdón y le han dicho que pensaban que aquellas historias que contaba eran imaginaciones suyas. Es la nueva vida de Marcos. Todavía recuerda con nostalgia aquellos años en la sierra pero ahora sabe que tiene otro lugar en el mundo.



Entrelobos - Gerardo Olivares

En esta película de Gerardo Olivares, Marcos es interpretado con solvencia por dos jóvenes actores, Manuel Camacho en su infancia y Juan José Ballesta en su etapa adulta. El primero protagoniza el drama de la separación familiar y la posterior adaptación al medio natural, acompañado de Sancho Gracia como cabrero mentor y más tarde en solitario enfrentándose a la difícil soledad en la Naturaleza. El segundo pone cara a la plenitud de un salvajismo liberador que da sentido a una película de aventuras en la Naturaleza cuyos protagonistas principales son un búho, un hurón, cinco lobos y un niño. Casi nada.