Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

8 de mayo de 2012

Adherencias (9, 10 y 11) 'El Graduado', de Mike Nichols


Créditos de inicio: un recién licenciado regresa, cansado y desorientado, de la universidad, donde acaba de ganar un meritorio premio. Va a pasar el verano en casa de sus padres. La cinta transportadora de un aeropuerto arrastra su cuerpo indolente. Se escucha "Sound of silence" mientras los altavoces anuncian los próximos vuelos. Un largo plano que concentra la primera parte de la película y que se contrapone con el último plano de la película en el autobús, que cierra este post y la transformación radical de la vida y el carácter de su protagonista.

En 1967 el director Mike Nichols dirigía The Graduate, encadenando su segunda obra maestra tras la devastadora ¿Quién teme a Virginia Woolf? ("Who's afraid of Virginia Woolf?", 1966) y alcanzando la cumbre de una desigual carrera. El Graduado tuvo un gran impacto en la época por la radicalidad de su mensaje y porque era la primera vez que se mostraba sin tapujos el adulterio de una mujer casada, alcohólica y bastante neurótica -interpretada magistralmente por Anne Bancroft-, con alguien a quien doblaba la edad (en la película al menos).

La iconoclastia moral del film barrenaba pilares morales de la familia media-alta norteamericana como el matrimonio, las convenciones sociales y algunos símbolos religiosos, mostrando algunas situaciones políticamente incorrectas que mostraban las hipocresías de
la pacata clase alta norteamericana de finales de los sesenta y su desconexión existencial con la generación de sus hijos, en unos tiempos en que las sociedades occidentales eran más conservadoras que hoy en día (aunque ahora en España estamos en una preocupante involución hacia tiempos peores).

El Graduado es una magnífica película que, a pesar de tener elementos de comedia, reflexiona con amargura sobre las siempre complejas y difíciles relaciones interpersonales, sobre la confusión vital de la juventud y sobre la incomunicación en la familia, mostrando la vacuidad y las apariencias en que se basan algunas de sus esencias. Todo lo cual sigue siendo válido también para nuestra sociedad y nuestra época. La película tiene además una estupenda banda sonora de Simon y Garfunkel que, llevados por ánimo iconoclasta nos hemos permitido suplantar para realizar tres de nuestras Adherencias.

El film de Nichols cuenta la historia de Benjamin Braddock (interpretado por Dustin Hoffman en uno de sus primeros papeles protagonistas), recién licenciado y con un premio académico bajo el brazo, regresa a casa de sus padres en verano, para descansar y pensar en su futuro.

La primera parte de la película se desliza hacia la comedia al presentarnos la incomunicación y alienación que siente Ben, tan buen estudiante como
tímido e inmaduro, en el entorno social de sus padres mientras es exhibido a sus amigos, que le aturden con felicitaciones. En una fiesta en su honor en la que un montón de gente a la que apenas recuerda le felicita y aconseja sobre el brillante futuro que le aguarda, conoce a la señora Robinson, atractiva madurita amiga de sus padres que coquetea con él y le arrastra hasta su casa con intención de seducirle. Benjamin la rechaza y logra escabullirse cuando el señor Robinson llega a casa.

Adherencia 1 - Tus manos en mi garganta




La canción de Death in Vegas "Your hands around my throat" (Scorpio Rising, 2005) acompaña el final de esta escena, que enlaza con la de su cumpleaños, cuando es obligado por sus padres a exhibir ante los amigos de la familia un regalo que le hace sentirse manipulado y... absurdo.

Sin embargo, al poco tiempo la tentación y el deseo vencen su resistencia e inician una furtiva relación adúltera en un hotel en la que el inexperto Benjamin es iniciado en el sexo y la mentira por la experimentada y manipuladora Mrs. Robinson.


Adherencia 2. Amor y traición





Ben y Mrs. Robinson inician una relación clandestina en la habitación de hotel que albergó su primera cita, pero la cosa no tarda en deteriorarse. Benjamin se siente culpable y distante con su familia por su inconfesable relación con Mrs. R. y se va volviendo más cínico y frío ante una situación que le hace sentirse mal consigo mismo. Mike Nichols nos ofrece un magistral encadenado de escenas de Ben en casa de sus padres y en el hotel con su amante que hemos reinterpretado con la canción "Love And Treachery" (Amor y traición) de Madeleine Peyroux (Bare bones, 2009) que le va genial.
La inminente llegada de Elaine, la guapa hija de los Robinson, (interpretada por Katherine Ross) provoca los celos de Mrs. Robinson, que hace jurar a Ben que nunca saldrá con ella. Sin embargo, cuando Elaine aparece, las convenciones familiares provocan que ambos jóvenes acaben conociéndose y saliendo juntos una noche.

Para evitar las represalias de Mrs. Robinson, Ben se muestra frío con Elaine hasta humillarla en un local de strip-tease, pero contemplar el sufrimiento de Elaine provoca que Ben se arrepienta de su actitud con ella y aparte los obstáculos que había colocado entre ellos, lo que hace que ambos jóvenes acaban enamorándose. Pero el comienzo de su relación provoca la venganza de la despechada señora Robinson y un vuelco en la vida de todos los personajes de la historia. Ben intenta confesar su relación a Elaine pero es Mrs. Robinson quien dará su propia y manipulada versión, en la que acusa a Ben de haberla violado. Los Robinson, Elaine incluida, se mudan a Berkeley y es entonces cuando Ben vive su propia catarsis al darse cuenta de su única certeza, debe recuperar a quién es su auténtico amor.

Ben también se muda a Berkeley, donde alquila una habitación en un hostal -con casero poco amistoso- y comienza a seguirla para ver su vida sin él, en lo que se convierte en una época de descubrimiento de Elaine y de sí mismo, mientras piensa en qué hacer para poder explicarle lo que realmente pasó con su madre y expresarle sus sentimientos.


Un día se hace el encontradizo con ella en un autobús y la acompaña hasta el zoo, donde ella ha quedado con su nuevo novio, un pijín relamido llamado Carl, un amigo de la familia Robinson con el que está comprometida. Sin embargo al día siguiente Elaine se presenta en su habitación y pide explicaciones a Ben de por qué está allí. Al final Ben logra explicarle cómo ocurrió todo y ambos jóvenes comienzan a verse otra vez. Sin embargo un día inesperadamente irrumpe en la habitación de Ben el señor Robinson quien acusa a Ben de haber roto su matrimonio y le avisa de que Elaine ha roto con él definitivamente, va a casarse con Carl y nunca volverá a verla, lo que es confirmado por Elaine en una nota de despedida. Es entonces, cuando Ben decide reivindicarse como individuo y comienza una frenética busqueda de Elaine para intentar impedir su boda y si para ello ha de profanar las convenciones sociales, la Iglesia o el matrimonio, así lo hará.


Adherencia 3. Inténtalo

Para nuestra tercera y última adherencia sobre esta estupenda película recurrimos a su gran final, que posee una pasión que siempre gustó mucho a este redactor y al que adherimos una canción que va perfecta con su espíritu. El tema "Try", de los noruegos Sidsel Endresen & Bugge Wesseltoft (de la que les dejamos la letra) nos habla de seguir intentando conseguir lo que realmente deseamos, de seguir sintiendo, de seguir buscando, de seguir amando, de seguir cometiendo errores, de sacudir nuestro mundo y luchar para conseguir lo que nuestro corazón nos pide. Tan sencillo, tan complicado.

Así nuestro Benjamin Braddock se lanza sin dios ni amo a la búsqueda de Elaine en una frenética carrera contra reloj para impedir su boda.
Simon y Garfunkel ralentizan los últimos acordes de Mrs. Robinson mientras a Benjamin Braddock se le acaba la gasolina. Y aún tiene que llegar a la iglesia antes de que Elaine Robinson cometa el mayor error de su vida...


Try - Sidsel Endresen and Bugge Wesseltoft (Out Here, In There, 2002)

Keep on looking / you keep on searching / you keep on moving / and you get a little further / you keep on trusting / you keep on hoping / you keep on facing your faith just to keep on growing / just try...try..you just try
keep on wondering / you keep on asking / keep on reaching / keep on taking chances keep on longing / you keep on dreaming keep on doing what you do never give up believing / just try...try..you just try you just try....try...just try maybe your world shakes / you try to hold on / maybe your heart breaks / just keep on loving maybe you'll find out / it's meant to be this way / maybe you'll learn this / or maybe we'll learn this keep embracing each day keep on yearning / keep on making mistakes just to keep on learning keep on giving, you keep on wanting / keep on fighting, just get up every morning and try...try....just try / you just try...try....just try / you just try...you just try...just try

Y culminando uno de los grandes finales de la historia del cine termina la película, con Elaine y Ben en un autobús, aún sin creerse lo que ha pasado, sonriendo ante la hazaña y el hecho de que vuelven a estar juntos y quizás empezando a pensar qué será de sus vidas a partir de ese momento. En fin, una muy recomendable película cuyo mensaje sigue vigente hoy en día y a la que hemos querido homenajear reinterpretando algunas de sus mejores escenas.