Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

11 de septiembre de 2012

Creación audiovisual en corto (10) 'La culpa', de David Victori

Les ofrecemos "La culpa", el cortometraje ganador del concurso de cortos en YouTube apadrinado por Ridley Scott y una entrevista en La Contra a su creador, el barcelonés David Victori. El premio lleva aparejados 500.000 dólares con los que desarrollar un proyecto online para YouTube (probablemente una webserie) con producción ejecutiva de Ridley y Michael Fassbender. Victori da pues, a golpe de talento, un paso importante en su carrera como director de cine.



David Victori, que ha ganado el concurso de cortos de YouTube y filmará con Ridley Scott

"Hacer cine es como hacer el amor: el goce está en el ritmo"

La Contra - 07/09/2012
Tengo 30 años: quiero vivirlos al segundo. Nací en Manresa. Tengo una gran familia y un padre que me ha escrito un gran guión. Ponga la cámara en alto para filmar: todos salen más guapos. En religión no creo, investigo. Rodar es inventarte un problema y luego su solución.

A fondo

Tenía razón la mamá de David Victori, flamante ganador entre siete mil participantes de todo el mundo del concurso de cortos YouTube, dotado con medio millón de dólares y que le permitirá rodar con Ridley Scott y Fassbender: "David, hijo: ¿quieres decir que ser director de cine da para comer? Porque ricos se hacen muy pocos". Pero aún tenía más razón David cuando le respondía: "Mamá: no sé si me ganaré la vida con el cine, pero sé que ya estoy viviendo más al intentarlo". Ni David ni ustedes ni yo podemos elegir cuántos años vamos a vivir. Ni siquiera lo sabemos. Pero sí decidimos cuán intensamente vamos a vivirlos. Y todos podemos por lo menos intentar que sea a fondo.

Ridley Scott dice que usted sabe dónde poner la cámara...
... Todos han sido muy amables conmigo...

Pues dígame cómo mejorar mis fotos de bodas, bautizos, la abuela...
Pues mire, hay un truquito muy fácil que servirá a cualquiera que tenga un smartphone: ponga la cámara bien alta; fotografíe o filme desde arriba hacia abajo y verá cómo todos salen más guapos.

¡Y sin papada! Me subiré a los balcones.
Por ahí va la cosa... ¡A sudar la foto!

Tendrá más truquitos...
Yo imagino la película; después la dibujo en una especie de cómic muy personal y luego utilizo un software de cinematics que me obliga a aquilatar cada parámetro: el emplazamiento de cámaras; las distancias de los actores; focos; iluminación; decorados...

¿Y de ahí a rodar?
Al usar el programa sopeso mis ideas y afronto las primeras dificultades metiendo horas ante el ordenador, y luego voy con un smartphone a rodar como en un ensayo.

¿Rodar es hacer realidad un sueño?
Rodar es inventarte un problema y luego su solución. Bigas Luna, mi maestro...

... del cine y aquí en La Contra...
... me decía que el rodaje es solucionar una ristra de problemas: uno tras otro; pero que surgían para sufrirlos y disfrutarlos, porque en ellos está la vida... Y el cine.

Me ha fascinado su corto La culpa.
Gracias.

Aunque soy tan corto que no sé si he entendido, a la primera, toda la trama.
Pero veo que le ha emocionado. Yo quiero ir directo a la emoción. Y la llave de todas las emociones es el ritmo. Me obsesiona conseguir un buen ritmo narrativo.

Pues lo ha conseguido.
A menudo la gente sale del cine y dice que no le ha gustado la película, pero no sabe explicar por qué. Les invito a que vayan más allá y de cada chasco traten de aprender cine. Descubrirán que la razón de que tantas películas aburran es que les falta ritmo.

¿Cómo dar ritmo a una historia?
Otro maestro de guionistas, Robert McKee, siempre nos decía que "un buen guión sabe hacer el amor al espectador"...

¡Qué difícil!
Hacer bien el amor es cuestión de ritmo. Se logra al sintonizar con el otro. Nada de exhibir ego de autor: hay que entregarse. Nada de autismo creativo ni soltar rollos. Ritmo.

¿Con menos dinero puede contar más?
Con más trabajo en equipo se necesita menos presupuesto. De La culpa, mi vídeo premiado, se ha elogiado un plano en el que la cámara gira sobre su eje.

Como una campana: genial.
Pues para filmarlo necesitas una cabeza caliente, un artefacto que permita ese giro total de 360 grados. Y cuesta un pastón.

¿Va a pedirnos una subvención?
No me hizo falta, porque tenía un gran maquinista, el Guile. Todos decían que sería imposible rodar así, pero él montó un invento por cuatro duros. Y lo hicimos.
Con el medio millón ahora filmará ¡para internet! ¿Adónde iremos a parar?
Hoy he visto en una tienda un imán de esos de dejar mensajitos en la nevera.

"Compra 2 leche semi y 2 de medio".
Pero es que ese era... ¡una pantalla! En ella dejas un vídeo tuyo diciendo: "Y no te olvides de que el yogur me gusta descremado".
Al ver llegar el tren en el primer filme de Lumière, la gente salía corriendo: hoy hay tanta peli que nada impresiona.
Cuando se inventó la imprenta, ¿usar el lenguaje escrito para todo a todas horas dejó sin sentido los cuentos o las novelas?

¿Qué cine viene?
Películas rodadas con todos los medios del gran Hollywood, pero con el contenido y calidad expresiva del mejor cine de autor.

¡Ánimo!
Ilusión, la tengo toda. Ideas, hasta de mi padre.

Cuéntenos.
Perdimos a mi hermana a los 44 años cuando vivía y era feliz en Los Ángeles. Sufrió un ictus cerebral.

Lo siento.
Fue un palo tremendo. Poco después, mi padre me dijo por teléfono que se despertaba por las noches porque tenía una historia en la cabeza que no le dejaba dormir.

...
Yo también pensé: "¡Ay...!". Pero me la contó por teléfono. Y le animé a escribirla.

Bien hecho.
Es lo que hago siempre. Muchos amigos me vienen con que tienen una idea para una peli y siempre les digo que la escriban.

Y se les pasa.
Una idea cuando está en tu cabeza siempre te parece buenísima; cuando la explicas, ya ves que no es para tanto. Pero cuando la escribes, te das cuenta de que era una birria.

¿Su padre supo admitirlo?
¡Es que era una historia buenísima! La escribió en crudo y nos la leyó. En ella estaba, sí, la muerte de mi hermana, de algún modo catártico, pero también el mejor suspense. Y se la he dado a leer a profesionales y a todos les gusta. Ahora ya la tienen en la CAA (Creative Artists Agency) y la están moviendo para rodarla pronto.

¿Hoy el mejor cine se ve en teleseries?
Yo no veo la tele, pero no porque no me guste, sino porque me gusta demasiado. Vamos, es que la tele me obsesiona. Si ahora hubiera una tele encendida, no le haría caso a usted. Me quedaría enganchado. Por eso no tengo tele en casa.