Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

12 de noviembre de 2012

Vocabulario Fundamental. Olvido (7) El naufragio de la memoria

"El naufragio de la memoria" 

Se calcula que en España hay 800.000 personas que padecen alzhéimer. Crónicas nos asoma a un hospital donde se aplican arte y cultura como terapia Potenciar las emociones activa el cerebro para rescatar recuerdos perdidos 


Crónicas estrena temporada el jueves 27 de septiembre con un trabajo sobre el alzhéimer, una enfermedad que afecta a unas 800.000 personas en España. En la Unidad de Demencias del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia están convencidos de que comprender al paciente, ante la enfermedad y el sufrimiento que provoca, es esencial para lograr que el tratamiento sea más eficaz. Allí, cada día, intentan ponerse no sólo en la piel del enfermo, sino también en la del familiar. Aplican la medicina de los valores. Durante una semana las cámaras de Crónicas han sido testigos de cómo se desarrolla el trabajo en esta Unidad que aplica un novedoso tratamiento en el que las emociones juegan un papel fundamental. El proyecto se llama “Arte y Cultura como Terapia contra el Alzheimer” y a finales de octubre se hablará de él en el MOMA de Nueva York. 

La identidad que se desvanece 

Cuando le pregunté a Ángeles si se acordaba de sus partos o de sus niños recién nacidos me dijo que no, que lo había olvidado. En ese instante fue consciente de que se le había borrado de la memoria. Me arrepentí de habérselo preguntado. El enfermo atraviesa fases en las que tiene ausencias pero todavía está ahí. El alzhéimer borra la identidad, desaparece del cerebro lo que se ha aprendido, lo que se ha vivido, esa montaña de recuerdos que constituye la propia vida. Los neurólogos aseguran que, incluso cuando aparecen los primeros síntomas, ven en los pacientes rasgos característicos de los recién nacidos, como el instinto de agarrarse. Al final de la enfermedad solo quedan algunas reacciones muy primitivas: no saben hablar pero si se les da una muestra de cariño su piel se eriza. Es otra forma de comunicarse. 

Un viaje hacia la nada 

La familia del que lo padece inicia con ellos un doloroso viaje hacia la nada. Se convierten en cuidadores. Se ven arrastrados a interpretar otro papel en la vida de su familiar: las parejas y las hijas e hijos pasan a ser padres o madres. El cuidador siente angustia pero no le queda otro remedio que aprender, como el enfermo, a aceptar el alzhéimer. De momento no tiene cura. Por eso se hace más necesario abordarlo con serenidad y templanza. Nos lo ha contado Luis Grávalos que fue Capitán de la Marina Mercante. Ahora cuida de su mujer Mónica Riesco, una de las pacientes de esta Unidad. 

Las emociones, al rescate de los recuerdos 


En la Unidad de Demencias del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia desarrollan un novedoso tratamiento para el alzhéimer que consigue retrasar la evolución de la enfermedad. Aún está en fase de experimentación pero se sabe que trabajando las emociones se mantiene activo parte del cerebro que se creía perdido. Porque incluso en un cerebro enfermo puede haber nuevas conexiones entre neuronas. Así que, además de los fármacos, aplican un método denominado “Arte y Cultura como Terapia contra el Alzheimer”. Su coordinadora es Halldóra Arnardóttir, Doctora en Historia del Arte nacida en Islandia que vive en Murcia. 

Ponen en marcha Talleres como el de “Emociones en silencio” para el que cuentan con la colaboración del prestigioso videoartista neoyorkino Bill Viola que ha cedido su obra “Six heads”. Con ella, replican con las caras de los pacientes seis estados de ánimo. De la alegría a la ira, de la ira a la sorpresa, de la sorpresa a la tristeza….Los alumnos de la Escuela de Arte Dramático colaboran también interactuando con los pacientes. 

Luchando contra el aislamiento 

“El alzhéimer debe ser pensado por todos”: es una frase del director del Cendeac, Javier Fuentes Feo, el Centro de Documentación y Estudios Avanzados y Contemporáneos de Murcia. No se trata de aislar al paciente, sino de todo lo contrario. Que el enfermo se relacione es muy importante para mantener activo el cerebro y por eso desde la Unidad de Demencias de la Arrixaca se desarrollan programas con museos, centros sociales y culturales. También participa la Universidad de Murcia, que recoge datos y los analiza. Porque el proyecto pretende extenderse a nivel internacional. Los alumnos de la Facultad de Bellas Artes han participado en talleres como el de “Narrando memorias” que se basan en la imagen: pinturas y fotografías que atraen recuerdos pasados. 

Retrasar la evolución del alzhéimer 

La donación de cerebros es muy importante. Se trata de continuar buscando una solución para el alzhéimer. Murcia participa con su Banco de Cerebros en muchas de las investigaciones abiertas, como la de los biomarcadores, con la que se intenta detectar al principio la enfermedad, cuando no da síntomas. Con los talleres se intenta retrasar la evolución de la enfermedad y mantener durante más tiempo la calidad de vida del paciente. Se trata de acompañar al enfermo y a su cuidador hasta el final, incluso después del final con apoyo psicológico. La asistencia en residencias es necesaria al final porque llega un momento en el que el cuidador no puede. Es el caso de María José, afectada por un alzhéimer denominado familiar muy ligado a la herencia genética.