Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

4 de enero de 2013

Vocabulario Fundamental. Memoria (19) La memoria de los 'moros' de Franco

Gracias al simpar Bizzentte hemos podido recuperar el magnífico documental "Los perdedores" que hace poco emitieron por La2. En esta coproducción de Alemania, España y Marruecos del año 2006 se muestra la verdadera historia de los  marroquíes que, entre engañados y obligados, sirvieron en el ejército franquista que los trajo a España para servir de carne de cañón en las ofensivas de sus tropas contra la República. 

Una vez en la península, estos soldados eran utilizados como tropas de choque, registrando las peores cifras de bajas de todo el ejército sublevado. Los que morían no eran enterrados como el resto de combatientes sino que eran dejados que se los comieran los animales. Los que sobrevivieron fueron menospreciados y olvidados una vez la guerra hubo acabado. Algunos cobran una pensión de cinco euros del Estado español. Esta es su memoria de aquellos años de guerra en tierra extraña y de la ingratitud de un país que los convirtió en otros de los perdedores de aquella guerra cruel. 

Los perdedores, de Driss Deiback

Esta es una historia nunca antes contada. La película hace un recorrido por episodios que vinculan los hechos históricos de los años 30 en España y anteriores con el creciente conflicto que actualmente enfrenta las culturas.

Durante siglos España ha sido un país en el que diferentes culturas se encontraron, se relacionaron, se amalgamaron o se combatieron. Hoy en día, España constituye la frontera sudoeste de la Unión Europea con África y el mundo islámico y uno de los puntos neurálgicos de los acontecimientos internacionales.

La Guerra Civil Española ha sido vista desde muy distintas perspectivas. Ya sea desde la de la participación de las Brigadas Internacionales como desde la de la colaboración de la Alemania nazi y del régimen fascista de Benito Mussolini con los militares encabezados por Francisco Franco que acabaron con la República Española. También se la considera con razón el preludio de la Segunda Guerra Mundial, en la que tomaron parte 72 países. Pero nadie se había ocupado hasta ahora en un filme documental del papel desempeñado en el conflicto español por soldados musulmanes reclutados a la fuerza o con engaños por Franco. Era hora de que, 70 años después de aquella sangrienta guerra civil, se otorgara la palabra, para que den su versión de lo ocurrido, a los muy pocos sobrevivientes de aquellos soldados musulmanes empujados a combatir en un conflicto ajeno. Ellos, sin saberlo, habían ayudado a decidir el destino de España e, indirectamente, el de Europa, en una guerra ganada por el bando en el que estaban, pero de la que salieron como verdaderos perdedores.

El desconocimiento y los prejuicios de los europeos con respecto a la cultura islámica tienen una larga tradición. Durante décadas nuestra perspectiva acerca de países como Marruecos y de los marroquíes y otros pueblos del Magreb ha estado en gran parte determinada por preconceptos.

¿Caricaturas y estereotipos referidos a los marroquíes? No son nada nuevo para los ex soldados musulmanes de Franco. Un importante papel en la victoria del general golpista fue probablemente desempeñado por la propaganda que atribuía una especial ferocidad a los bereberes integrantes del ejército insurrecto. Pero los bereberes, ignorantes de la sangrienta reputación que se les adjudicaba, fueron puestos por Franco en la primera fila de combate y miles de ellos murieron en la guerra, mientras que muchos más fueron gravemente heridos.

Uno de los sobrevivientes de esa terrible guerra, Mimon Kaddur, recuerda: “Vimos los dibujos sobre nosotros en cuanto entramos a un poblado. Allí se nos ponía con cuernos y cola. Una vez ví una caricatura en la que se veía a un musulmán con turbante que tenía unos dientes enormes y que estaba a punto de comerse a un bebé.” Ali Toufali agrega: “Alguien me contó que en Salamanca las madres todavía ahora advierten a sus hijos pequeños que si no terminan con la comida que se les sirvió van a venir ‘los moros de Franco’ y se los comerán vivos. Con semejante modo de educar a los niños no puede llamar la atención que piensen mal de nosotros.”

En el documental se incluye un muy interesante análisis del Profesor Corrales sobre las caricaturas publicadas durante la Guerra Civil en las que se muestra a los soldados musulmanes de un modo muy negativo. 

El director de “Los perdedores”, Driss Deiback, creció en Melilla, enclave español en el Norte de África. Profundamente influido por su experiencia en esa ciudad, donde coexisten pacíficamente cristianos, judíos y musulmanes, Deiback busca dar voz a los que hasta ahora no fueron escuchados y despertar la conciencia de los espectadores sobre los padecimientos y sufrimientos infligidos a tantos hombres utilizados y luego desechados y olvidados por el régimen franquista y sucesivos gobiernos españoles. Asimismo, denuncia en su filme que, por oportunismo político e intereses del momento, una cultura es representada como la personificación de todo lo bueno y otra, en cambio, es vilipendiada.

Estamos en Castilla. En una árida colina coronada por un molino de viento, aparecen dos ancianos vestidos con ropas tradicionales norafricanas. Encorvados sobre sus bastones, se detienen por un minuto y miran hacia el desolado paisaje. Ellos habían estado allí mismo, en medio de feroces combates, hace al menos 70 años. Se tiene la impresión de que aún resuenan en sus oídos los atronadores ruidos de la guerra de entonces.

Juan Goytisolo, escritor, catalán, nacido en Barcelona, es considerado en su propia tierra como un verdadero disidente debido a sus incisivas críticas contra la España católica. Actualmente vive en Marruecos y todas las tardes toma su té en la famosa plaza Jemaa el Fna. “Uno lee que el pueblo español echó a los musulmanes y a los judíos fuera del país, pero para no faltar a la verdad debería decirse que los católicos españoles echaron a los musulmanes españoles y a los judíos españoles. La propagandística identificación de lo católico con lo español ha sido siempre una fuente de sufrimientos y de desdichas”.