Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

22 de febrero de 2013

Vocabulario Fundamental. Droga (12) La droga de los sesenta

De la mano de La Noche Temática publicamos en nuestra web los dos documentales de su programa dedicado a las drogas que surgieron en la década de los sesenta, cuando toda una generación de jóvenes norteamericanos se lanzó a experimentar con nuevas sustancias como el LSD y las anfetaminas que prometían expandir su conciencia y llevarles a nuevas experiencias


La Noche Temática - "La droga de los 60" 

La Noche Temática 05.02.2013

"La epidemia de metanfetamina”

Iniciamos emisión con una producción estadounidense rodada en 2006 y 2011 que nos acerca a los problemas que está provocando el consumo de metanfetamina en Estados Unidos.

El consumo de metanfetamina provoca un gran deterioro físico.

La metanfetamina, versión más potente de la anfetamina tan de moda en los 60, es una droga muy adictiva. A diferencia de otras, como la cocaína y la heroína, la metanfetamina cristalina se puede fabricar utilizando productos caseros.

La pseudoefedrina, su principal ingrediente, lo puedes conseguir en cualquier caja de pastillas para el resfriado. Desde 2005 se han aprobado nuevas leyes para controlar la venta de estos medicamentos pero los fabricantes de metanfetamina han encontrado la forma de saltarse las leyes y la industria farmacéutica lucha para impedir nuevos controles. En Estados Unidos los medicamentos para el resfriado generan al año unos beneficios de 3.000 millones de dólares para la industria farmacéutica.

La metanfetamina es un estimulante muy potente. Sólo con una dosis, una simple calada, puedes estar colocado todo el día. La droga genera una gran liberación de dopamina, una cantidad para la que el cerebro no está diseñado. Los consumidores dicen que tienen una experiencia eufórica que no se parece a nada que hayan experimentado antes. Pero cuando tomas la droga y la metes en tu cerebro una y otra vez, la consecuencia es un cambio en el funcionamiento del cerebro.El consumo de la metanfetamina provoca un marcado deterioro del aspecto físico. El impacto de esta droga afecta no sólo a los consumidores sino que también es la principal causa de delitos contra la propiedad. Y elprincipal motivo de retirada de la custodia de los hijos, que pasan a centros o familias de acogida. En 2005, la metanfetamina era la responsable del 50 por ciento de los menores que estaban en centros y casas de acogida de Oregón, uno de los estados más afectados por la epidemia.

Los investigadores han descubierto que la metanfetamina provoca ese pico de euforia porque altera la parte del cerebro que genera dopamina. Los adictos lo viven como una incapacidad para sentir placer. Para ellos la única forma de sentirse mejor es tomar más metanfetamina, y de ahí las recaídas y la vuelta al consumo. Es un milagro que los adictos de metanfetamina puedan llegar a dejarlo.



“Viaje al LSD”

Albert Hofman, el inventor del LSD lo llamó “medicina para el alma”. Los Beatles escribieron canciones sobre él. Incluso la CIA y el ejército se lo administraron a su propio personal. Fuera de la ley en 1966, el LSD se convirtió en una droga de la calle con la reputación de ser el juguete peligroso de la contracultura, capaz de inspirar tanto momentos de genialidad como de descenso a la locura.

Pronto aparecen informaciones de que el LSD causa la locura, defectos de nacimiento, suicidios y que puede incluso conducir a la gente a cometer asesinatos. En 1965, el gobierno de EEUU comienza a prohibir los estudios científicos en todo el país. A finales de los años sesenta, el LSD abandona los laboratorios y llega a la calle, de la que nunca salió. Ahora la ciencia mira de nuevo con interés renovado al LSD.

¿Cómo pudo pasar de ser un accidente de laboratorio, a arma secreta de la CIA y a juguete psicodélico? ¿El secreto de cómo mejorar la capacidad intelectual ha estado aquí, bajo llave, todo el tiempo? ¿Qué ciencia está detrás de las afirmaciones que relacionan esta droga con la posibilidad de conocimiento superior y creatividad ampliada?Hace cincuenta años, las drogas psicodélicas como el LSD eran consideradas la vanguardia de la ciencia. Después de décadas de controversia, el LSD está siendo reconsiderado por la comunidad científica para mejorar la capacidad intelectual, ampliar nuestra creatividad e incluso curar enfermedades. Se vuelven a realizar los primeros ensayos humanos en más de 35 años. Usando versiones no alucinógenas del fármaco en pacientes que no tienen cura, los investigadores han descubierto que este “trippy” podría convertirse en la droga farmacéutica del futuro.