Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

1 de febrero de 2013

Vocabulario Fundamental. Extinción (22) Los últimos elefantes pigmeos de Malasia

Recogemos una acción emprendida por la ONG Salva la selva para intentar parar la plaga de palma aceitera que todo lo invade en Borneo y que está acabando con los últimos ejemplares de elefante pigmeo de la isla, favorecido por los turbios intereses en la deforestación masiva por parte del gobernador del estado malayo de Sabah, Musa Aman, donde viven la mayoría de los ejemplares de esta especie. El hallazgo de 14 ejemplares de elefante pigmeo envenenados (algunos grotescamente hinchados y con graves hemorragias internas) con veneno para ratas presuntamente colocado por los trabajadores de las plantaciones, en los límites de la Reserva Forestan Gunung Rara y en las cercanías de un campamento maderero y de plantaciones de palma, ha indignado a las asociaciones conservacionistas y ha supuesto el comienzo de numerosas iniciativas internacionales para parar la destrucción de los remanentes de animales y jungla que aún quedan en la isla. 
Si algún seguidor de esta web quiere aportar su firma a la carta de Salva La Selva al Primer Ministro malayo para que su gobierno pare la deforestación de la jungla y con ella la muerte de decenas de miles de animales a ellas asociados, al final del artículo está el enlace. 


Los últimos elefantes pigmeos de Malasia

Un cuadro espeluznante ante los guardabosques de la Reserva Forestal Gunung Rara. Una cría de elefante intenta despertar con su trompa a su mamá, tendida en el suelo. Aparentemente ha sido envenenada, al igual que otros 13 elefantes. Sus cuerpos se encontraron las cuatro últimas semanas en la concesión de la empresa estatal de madera y palma aceitera Yayasan Sabah. Los elefantes pertenecen todos a la misma manada y se encontraban en los límites de la reserva forestal, muy cerca de un campamento maderero y plantaciones de aceite de palma.

Los elefantes comieron veneno para ratas. Los trabajadores intentan evitar que los animales se coman los frutos de la palma”, sospecha Laurentius Ambu, director de la oficina local para la protección ambiental. Los elefantes pigmeos de Borneo son una especie rara de elefantes, de los que sólo sobreviven unos 1.500 -casi todos en Sabah.

Malasia prioriza la madera tropical y el aceite de palma para la exportación. Los políticos permiten la destrucción de las últimas áreas de salva para establecer plantaciones de palma en los estados de Sabah y Sarawak en Borneo. Y con las selvas desaparece una cantidad enorme de animales y plantas, no sólo los elefantes, también rinocerontes, orangutanes y monos narigudos. El gobernador de Sabah, Musa Aman, está involucrado personalmente en la deforestación. Él es quén ha entregado concesiones para talar las selvas y establecer plantaciones de palma. Al mismo tiempo es el presidente de la empresa estatal Yayasan Sabah. A fines de 2012, la empresa comenzó a talar 70.000 hectáreas de selvas para establecer plantaciones. Para los elefantes no hay lugar.

Por favor, exija a Aman y al gobierno de Malasia detener inmediatamente los crímenes contra la naturaleza y proteger las selvas y sus habitantes.