Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

8 de marzo de 2013

Ciclo de cine de animación (3) 'Wall-e', de Andrew Stanton


"Sales de WALL-E con una sensación de lo más inusual: la de que acabas de disfrutar de un encuentro con un clásico imperecedero. " (Peter Travers: Rolling Stone)
"Encantadora y visualmente asombrosa historia de animación por ordenador. (...) ingeniosa, conmovedora y divertida." (Claudia Puig: USA Today)
"Una joya de película en su concepción, ejecución y mensaje." (John Anderson: The Washington Post)
"Los aproximadamente primeros 40 minutos de Wall-E (en los que apenas hay diálogos, y casi no aparecen humanos) es un poema cinematográfico de tanto ingenio y belleza que sus oscuras implicaciones puede que tarden en conseguir penetrar." (A. O. Scott: The New York Times)

Para la tercera entrega de nuestro ciclo de cine de animación publicamos Wall-e, al igual que "Waltz with Bashir"en nuestra lista de mejores películas de la primera década del siglo XXI. Wall-e -dirigida en 2008 por Andrew Stanton- es para el Juez Roy Bean, la obra cumbre de la factoría Pixar, sabiendo que eso es decir muchoEsta película (que ha inspirado nuestras adherencias 5 y 6) nos presenta una historia de soledad, amistad y amor construida en torno a un robot abandonado en una Tierra desolada y sin vida, encargado de compactar y acumular los desechos y basura que la humanidad ha dejado en el planeta y lo hace con humor y delicadeza, con pequeñas cargas de profundidad emocionales que encogen el corazón. Esos aproximadamente cuarenta primeros minutos de metraje de los que hablaba unos de los críticos supraescritos son simplemente una obra maestra del cine, una experiencia visual y emocional de una belleza sobrecogedora. 


Hacia el año 2115 la civilización humana, regida por la megacorporación 'Buy n Large' (BnL), ha causado un colapso ecológico en el planeta y decide abandonarlo, dejándolo cubierto de basura. En un intento de resolver la situación, y esperando que el planeta se recupere de forma natural, la población de la Tierra es evacuada en lujosas naves espaciales de la megacorporación, mientras que un ejército de robots compactadores de basura llamados Wall-e (Waste Allocation Load Lifter - Earth class) se establecen en la Tierra para restaurar y limpiar el planeta. El plan falla cinco años después y la humanidad se ve obligada a establecerse en el espacio de forma indefinida, abandonándose a la molicie, el engorde y el aburrimiento. 

Setecientos años después, en 2805, sólo una unidad Wall-e ha sobrevivido, que recolecta por sí misma piezas de otras unidades Wall-e averiadas. Wall-e tiene como única compañía una cucaracha (quien nos diría que hasta este vilipendiado insecto nos enternecería) y como hobby ir recogiendo de entre las ruinas objetos usados por los humanos que impregnan de añoranzas su metálica carcasa, entre los que destaca una vieja película de vídeo de la película "Hello Dolly" que le gusta contemplar con arrebatada nostalgia, deseando encontrar alguien a quien sentir a su lado.

Hasta el día en que en uno de sus paseos exploratorios Wall-e encuentra algo que puede cambiar su destino y el del mismo planeta. Una incipiente plantita, una prueba de que la Naturaleza podría recuperarse en la Tierra y el hallazgo que la civilización humana estaba esperando para regresar a ella. Wall-e recoge la planta con un poco de la tierra que la cobija y la guarda en una bota, sin darse cuenta lo que significa ese tesoro verde que ha decidido conservar. Sin embargo las cosas cambian ese mismo día cuando llega una nave que aterriza que deja en la superficie una levitante robot exploradora llamada EVE (Extraterrestrial Vegetation Evaluator), de mirada azul y gatillo fácil, enviada para investigar si existen indicios de vida.

Tras unos comienzos algo peligrosos, Wall-e y EVE se conocen y aunque al principio EVE no le hace mucho caso al final ambos robots empiezan a descubrirse sus personalidades más allá del silicio y los circuitos de programación. Hasta que Wall-e lleva a EVE a su refugio a enseñarle su pequeño mundo y al enseñarle la planta que ha encontrado, las cosas se precipitan pues en ella se activa un protocolo automático que le hacen guardar la planta en su interior y quedar en modo stand by hasta que la nave que la trajo vuelva a buscarla. Sin embargo Wall-e ha decidido no abandonar a su nueva amiga y seguirla a través del espacio exterior hasta a la nave Axiom donde la civilización humana reside, en una aventura que cambiará el destino de ambos para salvar a la humanidad y la incipiente naturaleza terrestre.

En fin, que es un honor para el Juez Roy Bean alojar en su blog esta película sorprendente y conmovedora (en v.o.s. y ripeada de nuestro dvd original), así pues les dejamos con un robot solitario en un planeta devastado, mirando la noche, estremeciéndose de estrellas y nostalgia.