Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

2 de julio de 2014

Del rodaje cinematográfico como guerra de desgaste: 'Hearts of darkness', creando Apocalypse Now


"Mi película no es una película sobre la guerra de Vietnam, es Vietnam. Es tal y como fue, una locura. La película refleja la actitud de los norteamericanos en Vietnam. Estábamos en la jungla, éramos demasiados, teníamos acceso a demasiado dinero, a demasiado equipo y poco a poco fuimos perdiendo el juicio."


Con estas palabras de Francis Ford Coppola presentando su film 'Apocalypse Now' en el festival de Cannes de 1979 comienza 'Hearts of Darkness: A Filmmaker Apocalypse', un documental que relata la epopeya que supuso el largo y problemático rodaje de la obra maestra de Francis Ford Coppola sobre la guerra de Vietnam, probablemente la mejor película bélica de la Historia. El título alude a la novela de Conrad "Hearts of Darkness" (El corazón de las tinieblas), en la que se inspira la película y está basado en las grabaciones con una cámara de 16mm. que su mujer, Eleanor Coppola, realizó durante los largos meses de un rodaje que se planificó para 16 semanas y terminó llegando a los dos años. 

Este metraje adicional recoge los enormes problemas de producción que tuvo la película desde el principio (febrero de 1976, con la derrota y el horror desatados en Vietnam aún recientes en la psique de la sociedad estadounidense), la sustitución de Harvey Keitel por Michael Sheen con el rodaje ya empezado, los helicópteros alquilados a la fuerza aérea filipina que eran requeridos en medio del rodaje para combatir a los guerrilleros comunistas, un guión previo de John Milius que Coppola se vio obligado a reescribir sobre la marcha, las severas condiciones climatológicas en la selva filipina (tifón incluido), los serios problemas físicos de varios de los actores, como el ataque al corazón de Charlie Sheen, la obesidad desbocada de Marlon o el alcohol y las drogas (que eran consumidas a discreción por buena parte del elenco actoral), a lo que se fueron añadiendo rituales de sacrificio de las tribus locales (que Coppola incorporó sabiamente en su película), los caprichos de Brando y demás contingencias que convirtieron la filmación en una locura.

Según la producción iba alargándose y los contratiempos sucediéndose, los gastos y las tensiones se dispararon y un Coppola al borde de la desesperación, la locura y la bancarrota se vio obligado a poner varios millones de su propio bolsillo para poder terminarla. Pero afortunadamente y gracias sobre todo a su talento y determinación para gestionarlo todo la película pudo presentarse en Cannes 1979, asombrando al mundo del cine. Pero no sería hasta 1990 cuando dos jóvenes realizadores como George Hickenlooper y Fax Bahr contactaron con Eleanor Coppola para solicitar todo ese impagable footage grabado y junto a entrevistas adicionales a quienes participaron y un año de edición presentaron en Cannes 1991 este documental, otra vez con la aclamación de público y crítica. Un film magnífico que muestra claramente los complejos mecanismos de la creación de la ficción y que resume cómo a veces sólo un coraje, una inteligencia y una obsesión superlativos pueden llevar a cabo algunos grandes proyectos artísticos. Con ustedes, 'Hearts of Darkness: A Filmmaker Apocalypse'.