Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

21 de diciembre de 2014

El Crackómetro (34) Fin de un año inolvidable, ¿comienzo de otro?

Terminó el 2014 y se nos echa encima la complicada vuelta de enero del Real Madrid con el Valencia de nuestro proveedor y amigo Vicente esperando y afilando el colmillo pero no podíamos despedirlo sin dedicarle un Crackómetro a este año que se fue en el que el equipo de fútbol se ha proclamado Campeón de Copa, ha ganado la deseada Décima y tras el final de temporada 2013/14 se hizo con la Supercopa de Europa y finalizó el año ganando el Mundialito de clubes en Marruecos. Un año que ha confirmado el proyecto de Carlo Ancelotti, un entrenador que con su estilo 'delbosquista' ha hecho olvidar al dañino Jose Mourinho, consiguiendo conformar un estilo de juego total que sublima el fútbol de toque de alta escuela y el contraataque que configuró el técnico portugués. Eso sí, apoyado en una plantilla superlativa que ha permitido absorber la marcha de Xabi Alonso y Di María con la llegada de otros extraordinarios jugadores como James y el gran playmaker Kroos (el jugador que más necesitaba el equipo) y la definitiva consolidación de otros cracks como Benzema, Gareth Bale (aunque aún podría dar más al equipo si no jugara en su banda menos buena, la derecha), Modric, Isco o Varane (al que también nos gustaría ver más) y con Ronaldo, Ramos y Pepe haciendo los mejores momentos de sus carreras. Hasta Casillas parece recuperado de su horrible fin de temporada pasada y además qué bien me levanta este chico los trofeos... En este año se han batido toda clase de records de victorias y goles y se han vencido históricos demonios como el propio Barcelona y el Bayern de Munich, en el camino de la Décima. 


Porque no hay que olvidar que era hace poco más de tres años, en diciembre de 2011, que el cuasi-invencible Barça de Guardiola ganaba el Mundialito de clubes al Santos de Neymar. En estos tres años el Real Madrid ha hecho una decidida apuesta por futbolistas jóvenes y talentosos, desterrando esa costumbre de años de fichar jugadores de 27 o 28 años y ya consagrados en otros equipos a precios desorbitados pero ya con poco recorrido y entusiasmo. Ahora el dinero se invierte (y también en grandes cantidades..) pero se hace en jugadores que ya han mostrado su calidad pero con lo mejor de su carrera por delante. Ancelotti ha devuelto la calma y la sensatez al club y se han empezado a hacer bien cosas que hacía tiempo no se hacían. A ello hay que añadirse el indisimulado placer que al madridista le causa contemplar cómo su eterno rival culé, tras la marcha de su hacedor Pep Guardiola, ha ido perdiendo la eficacia de su juego, su encanto y su estilo cayendo en los mismos errores que antes cometían los madridistas, haciendo fichajes absurdos y cometiendo grandes torpezas institucionales. En fin, disfrutemos del gran momento del club y el equipo, esperando que este año se le parezca bastante. El renovado Valencia de Nuno y Lim (y Vicente) es el primer reto, muchos otros esperan. Y que viva el fútbol, copón.