Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

28 de marzo de 2015

China, el Imperio del Centro (9) 'Under the Dome': la contaminación ahoga China



La rápida industrialización y el crecimiento económico de China en los últimos treinta años (y sobre todo desde que en 1992 Deng Xiaoping hizo que el gigante asiático abrazara de facto el capitalismo con aquella célebre frase de 'Enriquecerse es glorioso') está causando un enorme deterioro medioambiental en amplias zonas del país que sus propios ciudadanos -y todo el planeta- están sufriendo. La enorme demanda de energía para cubrir las crecientes necesidades de la industria, la construcción y el parque automovilístico chinos y los altos niveles de corrupción e ineficiencia tanto de las grandes corporaciones energéticas como de los minoristas chinos, está abocando al país a unos niveles de contaminación y destrucción de la Naturaleza cuyas nefastas consecuencias ya se están empezando a notar. 

Todo ello está recogido en el documental 'Under the Dome' (Bajo la Cúpula) que seguidamente ofrecemos y en el que la periodista china Chai Jing (que costeó la producción de su bolsillo) encadena gráficos, videos y entrevistas para radiografiar el colapso medioambiental que han causado estas tres décadas de industrialización y urbanización desbocadas. Chai Jing relaciona la contaminación con el incremento de enfermedades denunciando, entre otras cosas, los obstáculos que interponen las grandes petroleras estatales chinas a la hora de intentar encontrar soluciones o la impotencia de los funcionarios para sancionar o detener a los infractores. Es un trabajo ameno pero profundo que suma conferencia científica, periodismo de investigación y recuerdos personales. 

Sin embargo, tras ser visto por más de 200 millones de personas en todo el país asiático, este documental se ha convertido en un espejismo tras una orden de los censores, desapareciendo de los principales portales del país como si nunca hubiera existido. Parece que inicialmente el Gobierno y la prensa estatal habían reaccionado con entusiasmo, el nuevo ministro de Protección Medioambiental, Chen Jining, lo había alabado públicamente y medios oficiales como el Global Times consideraron 'antipatriótico' criticar las conclusiones del vídeo. Pero el entusiasmo con que los espectadores acogieron el documental y la intensidad del debate público que generó —Weibo, el Twitter chino, acumulaba más de 280 millones de mensajes relacionados con Bajo la cúpula— empezó a generar casi de inmediato nerviosismo entre los funcionarios chinos. 

Así pues, parece que la implacable censura ahora intenta silenciarlo como se han silenciado otros hechos que el régimen ha encontrado inadecuados. Esto es China, no lo olvidemos, una dictadura liberticida y lo que el documental subraya es el fracaso de las medidas del Partido Comunista y lo lejos que está de "ganar la guerra contra la contaminación" como declararon el presidente, Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang