Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

10 de enero de 2017

Globalización, capitalismo y otros resortes de poder (60) En el corazón de Conga: el agua y la vida no se negocian




Este vídeo grabado por actores argentinos en 2009, pero con clara vigencia en la actualidad, busca alertar sobre la explotación minera contaminante que se lleva a cabo en el país dejando un suelo devastado y contaminado por siglos. Una problemática que nos introduce en el tema, la megaminaría, que abordaremos en nuestra publicación de hoy con el documental ´En el corazón de Conga´. 

Minería y contaminación del agua


La gran mayoría de las acciones que desarrollan los seres humanos provocan efectos adversos sobre los ecosistemas terrestres y acuáticos. Las actividades agrícolas, industriales y urbanas generan una serie de desechos que tarde o temprano terminan en los ríos y océanos provocando, inevitablemente, su contaminación. Si analizamos las consecuencias de la actividad minera nos daremos cuenta que la realidad es preocupante ya que se pone en riesgo una parte vital para la supervivencia de todos los seres vivos: el agua. Un recurso natural, el más escaso, básico para la vida y cuya utilización es el principal insumo de todo proyecto minero.

Con el fin de obtener recursos inmediatos para las arcas fiscales de un país y buscando demostrar cifras de crecimiento macroeconómico, se sacrifican las fuentes de agua naturales que nutren los ecosistemas, la agricultura y el alimento de los pueblos. Un negocio entre gobiernos y empresas mineras con un fin meramente económico sin detenerse a pensar en los efectos que estas prácticas causan en el medio ambiente.

'En el corazón de Conga'

Ante esta situación a la que se ven expuestos los pueblos nace el verdadero valor del documental que presentamos hoy llamado 'En el corazón de Conga'. Esta producción peruana dirigida por Isabel Guarniz Alcántara, Andrea Valencia Rivero, Walter Cancanea Sánchez y Raúl Cartajena Chungue da cuenta del conflicto surgido entre la empresa minera Yanacocha y la población de Cajamarca por la explotación minera en la región.


Este documental independiente recoge las opiniones de los pobladores de las zonas aledañas al proyecto minero Conga, sobre el impacto que éste generaría en sus vidas. Nos muestra lo que está detrás de esta larga y difícil resistencia del pueblo cajamarquino para proteger su ancestral actividad agrícola y ganadera frente a un proyecto en el que se verán indefectiblemente afectados los ríos que nutren de agua a la zona.


Un espacio para las opiniones y aspiraciones de los campesinos, ganaderos, madres de familia, jóvenes y niños que viven en la zona de influencia del proyecto. Con la palabra de sus protagonistas se busca rescatar aspectos que no han sido difundidos en los medios periodísticos: su convivencia con los ecosistemas naturales, su alegría y su propio sentido de desarrollo y modernidad. Un estilo de vida con creencias y costumbres que guardan una estrecha relación con la naturaleza.

Con el inicio del proyecto minero las voces del pueblo buscaron hacerse oír con numerosas marchas y reclamos pero con resultados negativos. A la inacción de los gobernantes se sumó la falta de repercusión en los grandes medios para dar a conocer la opinión de las personas que serían las principales afectadas por el proyecto Conga. Por ello, este grupo de comunicadores independientes decidió viajar a Cajamarca para conocer la postura de los pobladores ante la explotación minera que, sin duda, compromete la pureza del agua en la región.

Uno de los guionistas, Andrés Llanos, manifestó que hacer el documental y vivir un tiempo en Cajamarca le cambió totalmente la percepción que antes tenía de los manifestantes. Llanos aseguró sentirse emocionado cuando los pobladores le dijeron que su documental, que era acusado de pro-minero, en realidad estaba 'a favor de la Pachamama'.

La polémica

No resultó fácil la publicación del documental. Sus productores denunciaron que el cortometraje fue arbitrariamente excluido del Festival Sembrando Cine en Villa el Salvador en 2012. Tal como informaron los mismos realizadores del documental: “A pesar de haber aceptado previamente la proyección del documental, la Municipalidad tomó la decisión arbitraria de censurarlo afirmando que no podían emitir una película de corte político“. Ante esta negativa sus directores aseguraron que el documental no pretende seguir ninguna tendencia partidaria y que guarda mucho respeto por las opiniones de todos los actores involucrados en el conflicto, intentando equilibrar las propuestas y voces de todas las partes. Por otro lado, el objetivo de la proyección era transmitir las vivencias y concepciones de los campesinos, quienes son los principales afectados y que tienen muy pocas oportunidades de que se escuche su voz.

La publicación finalmente de 'En el corazón de Conga' es una reivindicación de las condiciones para la vida que buscan los pueblos. Una nueva etapa de consciencia de el lugar que ocupamos y lo vital que es conservar el espacio. Una demostración de la racionalidad más elemental, defender el agua y el alimento frente al metal.