Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

5 de abril de 2017

Globalización, capitalismo y otros resortes de poder (62) Mar de China: la guerra de los archipiélagos


'El mar de China: la guerra de los archipiélagos', es una producción francesa de 2015 dirigida por Mar Petitjean , de 52 minutos de duración y producida por TS Productions y ARTE France, que nos explica por qué el mar de China suscita tanto interés actualmente.

China se convierte en una potencia de primer orden mientras la región Asia-Pacífico se convierte en el nuevo centro del mundo. El mar del sur de China se ha convertido en uno de los escenarios estratégicos en el que Beijing provoca graves tensiones con países vecinos como Vietnam, Filipinas, e incluso Japón. También se sitúa como rival de otra gran potencia en la región, Estados Unidos, presente en el Pacífico desde su victoria sobre el Japón imperial en 1945. Buen ejemplo de ello son las islas Spartly, cuyos arrecifes China ha transformado en islas de hormigón con pistas de aterrizaje. Se puede hablar de una técnica de invasión progresiva.

Los americanos consideran que las islas artificiales chinas son una amenaza para la navegación internacional. Son mares esenciales para la economía mundial. Se puede hablar de desafíos comerciales, pero también están en juego el control por la pesca, las reservas de petróleo y las bases militares, de gran importancia estratégica para la marina americana.

Las imágenes de Google Earth documentan los trabajos de China en cuatro atolones. Se puede hablar de una técnica de invasión progresiva. Los americanos consideran que las islas artificiales chinas son una amenaza para la navegación internacional en una ruta por la que transita la mitad del transporte marítimo mundial. Las autoridades estadounidenses han declarado que Estados Unidos seguirá manteniendo su superioridad militar mediante el despliegue en la región de portaaviones y navíos de combate.

Son mares esenciales para la economía mundial. El mar del sur de China es por donde pasan las grandes rutas comerciales, para China es indispensable. Es su conexión con Europa, es su conexión con Estados Unidos. Y para Japón es igual. Podemos decir que el primero es un desafío comercial, pero también están en juego el control por la pesca, las reservas de petróleo y las bases militares, de gran importancia estratégica para la marina americana.