Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

14 de octubre de 2019

Vocabulario Fundamental. Cambio Climático (11) Mirando a los Andes: El cambio climático en Bolivia

El reproche indignado de Greta Thunberg a los líderes mundiales durante la Cumbre del Clima esta semana ha resonado en todo el planeta. A pesar de los datos cada vez más alarmantes, la reunión convocada por Naciones Unidas ha terminado con buenas palabras y pocas medidas. 

Los efectos del calentamiento global son ya una realidad en los Andes. ‘Informe Semanal’ ha estado en Bolivia. Las lluvias torrenciales y las largas sequías se alternan con cada vez más frecuencia. Los glaciares tropicales han disminuido un 40%. Unido a la deforestación y a la minería descontrolada, multiplica el deterioro medioambiental y el riesgo de conflictos.


 

11 de octubre de 2019

Vocabulario Fundamental. Revolución (5) 'The Uprising': el pueblo árabe gritó Libertad





6 países, 7 días, 1 revolución. Este documental publicado en 2013 por Peter Snowdon está compuesto por cerca de cien vídeos distintos subidos a Internet por tantos otros desconocidos ciudadanos de estos países árabes, que a finales de 2010 y lo largo de 2011 comenzaron los movimientos populares revolucionarios en Túnez, Egipto, Bahrein, Libia, Siria y Yemen, para intentar sacudirse sus respectivas dictaduras que llevaban décadas oprimiéndoles y reivindicando vidas dignas, libres de represión y humillaciones

Snowdon no busca articular una cronología exacta de los eventos o analizar las causas de las para mí mal llamadas llamadas "primaveras árabes", sino crear un imaginario desde las entrañas de las primeras protestas civiles pacíficas, de los primeros disparos de la policía, las primeras carreras, las primeras sangres. Y hacerlo saltando de una a otra, resaltando los elementos comunes de forma que pareciera una sola revolución que se hubiera extendido por todo Oriente Medio. 

Un relato rodado con multicámara y en primera persona, un retrato de la acción política y social en nuestra era que nos da buena cuenta del frágil e irremplazable momento en el que la vida deja de ser una prisión y todo vuelve a ser posible otra vez.

4 de octubre de 2019

Música para camaleones (120) Manel - Boy Band



Estic en una Boy Band. Estic en una Boy Band. Treballo en una Boy Band. Estic en una Boy Band. Em llevaven melodies que creuaven les parets, donya Elvira omplint la finca de sarsueles i cuplets. Van comprar-me una espanyola un diumenge als Encants, vaig aprendre a tocar Give A Little Bit, de Supertramp. I ara estic en una Boy Band. Estic en una Boy Band. Treballo en una Boy Band. Estic en una Boy Band. L’Àlex em va dur a La Boîte al concert d’un cantautor. Vaig pensar: seré com ell (no!), vaig pensar: seré millor. Un xaval de la placeta feia boogie amb el cosí. Li vaig dir “he sentit que toques, crec que un dia he de venir”. I el micròfon transformant-me veu en electricitat va tapar-me una mancança, un buit, una vanitat. I ara estic en una Boy Band. Estic en una Boy Band. Treballo en una Boy Band. Estic en una Boy Band. Ara escric a biblioteques plenes d’estudiants i vells, però em distreu un grup del Whatsapp o el misteri d’un clatell. Ara vago per les places, busco un adjectiu alat, però em despisten les terrasses o llum, tènue, en un terrat. Estic en una Boy Band. Estic en una Boy Band. Treballo en una Boy Band. Estic en una Boy Band.

24 de septiembre de 2019

Vocabulario Fundamental. Animales (55) Los animales en la Segunda Guerra Mundial



En este verano en el que se ha conmemorado el 80 aniversario del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, la gran contienda bélica del pasado siglo, un conflicto épico que cambió el mundo en que vivimos, nada se ha dicho de los animales que de forma masiva en ella participaron, en todos los frentes y para todos los contendientes, esclavizados al servicio de los hombres.

A pesar de los avances en la mecanización respecto a la primera gran guerra del siglo los animales volvieron a ser esenciales para el esfuerzo de guerra de todos los contendientes. Obligados a realizar las peores tareas y en las peores condiciones, reventando por el esfuerzo o por los proyectiles, millones de caballos, de mulas, de perros, de primates y muchas otras especies se dejaron la salud y la vida en el infierno bélico creado por los hombres, por no hablar de la infinidad de animales salvajes que fueron inmolados junto a su habitats naturales en la pocas veces descrita destrucción de la Naturaleza en las guerras.

Por todo ello en este blog queremos rendirles nuestro pequeño homenaje con este documental (divido en dos partes seguidas) dirigido en este 2019 por Jean-Christophe Rosé, que recorre los distintos frentes para mostrarnos su enorme contribución en este conflicto, a su pesar, claro. 


16 de septiembre de 2019

El Crackómetro (72) Antídoto para escépticos: España campeona mundial


Antídoto para escépticos: España campeona mundial

La GalernaAmalio Campa 16 septiembre, 2019

Si hubiera que extraer una conclusión final que definiera el desenlace de este Campeonato Mundial de la FIBA disputado en China, creo que elegiría la siguiente: la selección española posee todas las virtudes que un equipo manifiestamente imperfecto necesita para ganar, y las tiene con creces y a un nivel superlativo. Determinación, riqueza táctica, espíritu competitivo, mentalidad, compromiso, defensa, experiencia e intensidad. Y me detengo aquí por no ocupar todo el artículo enumerando adjetivos. Porque seamos serios, jugador por jugador, libra por libra, la actual selección española si nos ceñimos tan solo al talento individual ocuparía entre el cuarto y el sexto lugar de entre todos los equipos participantes en una hipotética lista de favoritos. Países como Estados Unidos, Serbia, Australia y Francia a priori tenían muchas más posibilidades de ganar que España, pero los doce dirigidos por Sergio Scariolo han demostrado una vez más al mundo que no se puede ganar cosas importantes solo con talento. Hace falta algo más profundo, algo más esencial. Y otra prueba de ello la constituye la finalista, Argentina, otra escuadra inferior en cuanto a valor individual, pero que tirando de orgullo, corazón, los genitales del Facu Campazzo, y la maestría de un auténtico mito viviente de 39 años llamado Luis Scola, han llegado a un estatus incluso más inesperado que el de la propia España. Ahí lo tienen, el baloncesto es un deporte de equipo y para equipos con mayúsculas. Me descubro ante ambos.

Yo crecí mientras adoraba a la selección de Yugoslavia, envidiaba a la Unión Soviética, y elevaba a los altares la plata olímpica de España en Los Ángeles-84. Hasta hace unos pocos años pensaba que las dos poderosas generaciones balcánicas, la primera en los 70 (triple campeón europeo, campeón mundial y olímpico), y la segunda en los 80 (campeón europeo, mundial y subcampeón olímpico) constituían un espejo en el que España podía optar a mirarse pero nunca a salir reflejada en igualdad de condiciones. Ahora me doy cuenta que ni siquiera la mitificación teñida de nostalgia juvenil hacia los Delibasic, Cosic, Petrovic, Kukoc, Divac o Djordjevic me permite negar la evidencia; la España del siglo XXI ya es la primera en el podio del Olimpo de la canasta a nivel continental. 

En doce más un años la selección ha conseguido un palmarés monstruoso, colosal, con jugadores mejores y peores, con la plenitud de los “Juniors de oro”, y ahora mismo sin ninguno de ellos en el plantel, con la presencia de naturalizados como Serge Ibaka y el innombrable jugador del Barcelona con pasado madridista, pero también sin ellos, con la presencia del súper talentoso Sergio Rodríguez, y también sin él. España ha saboreado las mieles del triunfo, y simplemente no quiere o no sabe detenerse. ¿Quieren pruebas tangibles de mi afirmación? Les daré una que no admite debate; las poderosas Yugoslavia y Unión Soviética que aún permanecen en el corazón de los aficionados de verdad a este deporte jamás se enfrentaron a una escuadra NBA, mientras que Argentina lo hizo y ganó, y España lo hizo y viene ganando desde que la generación de 1980 agarró las riendas de su destino con manos de hierro.

Este es un triunfo memorable, quizá también por lo inesperado. Ha sido un verdadero antídoto para los escépticos, entre los que me encontraba a principios del torneo, simplemente basándome en las malas sensaciones desprendidas después de una primera fase, llamémosla errática. A partir de ahora intentaré con todas mis fuerzas librarme de mi espíritu pesimista por naturaleza y confiar mucho más en un grupo inquebrantable y digno de pasar a los anales de la historia. Se lo han ganado a pulso.

Para terminar, y dentro del marco de un escaparate madridista como el que me brinda La Galerna, quisiera hacer una mención especial a los cinco jugadores blancos que han alcanzado la final y que han desempeñado un papel relevante. Sé que el espíritu de Gabriel Deck, Nico Laprovitola, Facundo Campazzo, Rudy Fernández y Sergio Llull continuará durante la temporada y nos permitirá disfrutar de unos meses memorables. Al fin y al cabo han demostrado que conocen y saben conjugar a la perfección el verbo competir. Y si se lleva a efecto finalmente la contratación de Luis Scola, lo cual se está rumoreando durante estas fechas, la felicidad ya será completa. Ah, por cierto, si estás palabras llegan a oídos del innombrable, que sepa que los que nos gusta el blanco y disfrutamos con la rojigualda no le echamos de menos ni un ápice. El compromiso se demuestra con hechos, no con tuits.


14 de septiembre de 2019

Un mundo mejor es posible (53) Siria, de cenizas y esperanza





Este reportaje de ARTE dirigido en 2018 por Suzanne Allant es un retrato de la resistencia civil siria en las zonas de la provincia de Idlib que aún no están bajo el dominio de las tropas del régimen y sus aliados. El reportaje sigue al reportero y fotógrafo Zein Al-Rifai, natural de uno de los barrios del este de Aleppo que se rebelaron contra el tirano Al Asad y acabaron destruidos en las distintas batallas que en esa ciudad siria se llevaron a cabo desde 2012 a 2016.

De la mano de Zein conocemos a 'rebeldes sin armas', como el paramédico Mohammad Alaa, que conduce una ambulancia y busca personas enterradas en los escombros dejados por los bombardeos pero que también ha creado varios refugios para gatos heridos o abandonados, como Il Gattaro di Aleppo

También a Aïda, que se ocupa desde hace tres años voluntariamente de un orfanato con más de una centena de niños o Aziz, que pinta frescos y mensajes en las ruinas. Personas que aún hacen que aún se conserve algo de esperanza entre la destrucción. Pero, ¿qué será de todos ellos cuando Asad y Putin también devoren Idlib ante el silencio del mundo?

30 de agosto de 2019

Música para camaleones (118) Billie Eilish - bad guy



White shirt now red, my bloody nose Sleeping, you're on your tippy toes Creeping around like no one knows Think you're so criminal Bruises, on both my knees for you Don't say thank you or please I do what I want when I'm wanting to My soul? So cynical So you're a tough guy Like it really rough guy Just can't get enough guy Chest always so puffed guy I'm that bad type Make your mama sad type Make your girlfriend mad tight Might seduce your dad type I'm the bad guy, duh I'm the bad guy I like it when you take control Even if you know that you don't Own me, I'll let you play the role I'll be your animal My mommy likes to sing along with me But she won't sing this song If she reads all the lyrics She'll pity the men I know So you're a tough guy Like it…

28 de agosto de 2019

Música para camaleones (117) The Smiths - How Soon Is Now?





I am the son And the heir Of a shyness that is criminally vulgar I am the son and heir Of nothing in particular You shut your mouth How can you say I go about things the wrong way? I am human and I need to be loved Just like everybody else does I am the son And the heir Of a shyness that is criminally vulgar I am the son and heir Of nothing in particular You shut your mouth How can you say I go about things the wrong way? I am human and I need to be loved Just like everybody else does There's a club if you'd like to go You could meet somebody who really loves you So you go and you stand on your own And you leave on your own And you go home and you cry And you want to die When you say it's gonna happen "now" When exactly do you mean? See I've already waited too long And all my hope is gone You shut your mouth How can you say I go about things the wrong way? I am human and I need to be loved Just like everybody else does

14 de agosto de 2019

Vocabulario Fundamental. Verano (9) / Music kills me (15) Mirando al mar 3

Si en el verano de 2011 publicábamos la primera de nuestras listas Mirando Al Mar y en el de 2012 lo hacíamos con la segunda pero no ha podido ser hasta este ferragosto que nos sucede que publiquemos la tercera, y decimoquinta de la serie 'Music kills me'. Ya saben, 20 grandes temas (casi una hora y media de duración) de 20 artistas distintos que evocan paisajes sonoros acuáticos y sinuosos, de camisas de flores y vestidos estampados, que invitan al disfrute hedonista y la molicie vacacional pero que también pueden acompañar luminosas jornadas laborales, a solas o en compañía de alguien tan parecido a nosotros como para disfrutar esta lista juntos. Si además tiene otro de los preciosos diseños de portada del gran Javier Pérez, esta lista sólo podía ser maravillosa. 



Tracklist:

1. Hello Sunshine (Bruce Springsteen)
2. Sunrise (Norah Jones)
3. A Beira Mar (Ive Mendes)
4. Jazz méditerranée (Henri Salvador)
5. Parlami d'amore Mariu (Achille Togliani)
6. Les vacances au bord de la mer (Brigitte)
7. La Chanson Du Faussaire (Benjamin Biolay)
8. I'm Listening (Child's Theme) (M. Ward)
9. Sleepwalk (Santo and Johnny)
10. Today is the Day (Yo La Tengo)
11. A Dog Named Tan (Pájaro Sunrise)
12. I Could Have Told You (Bob Dylan)
13. Living in a Trance (Karen O)
14. Lost in a moment (Shrift)
15. Stranger On The Shore (Acker Bilk)
16. The End of the World (Sharon Van Etten)
17. There's A Storm A Comin' (Richard Hawley)
18. On the Sea (Beach House)
19. My Blue Wave (Lambchop)
20. Full Moon (Eden Ahbez)


5 de agosto de 2019

Campanadas de la Historia (70) Las 13 rosas: Que sus nombres no se borren de la Historia


El documental 'Que mi nombre no se borre de la Historia' y un texto de Toni Álvaro, uno de nuestros autores de referencia, nos recuerdan a las trece jóvenes (siete de ellas menores de edad) conocidas como 'Las trece rosas' asesinadas vilmente por la policía franquista hace 80 años, el 5 de agosto de 1939, contra un muro del cementerio de la Almudena. En su memoria, en la nuestra. 

‘Querido, muy querido hijo de mi alma, 

en estos últimos momentos tu madre piensa en ti. Sólo pienso en mi niñito de mi corazón que es un hombre, un hombrecito, y sabrá ser todo lo digno que fueron sus padres. Perdóname, hijo mío, si alguna vez he obrado mal contigo.

Voy a morir con la cabeza alta. Sólo por ser buena: tú mejor que nadie lo sabes, Quique mío. Sólo te pido que seas muy bueno, muy bueno siempre. Que quieras a todos y que no guardes nunca rencor a los que dieron muerte a tus padres, eso nunca. Las personas buenas no guardan rencor y tú tienes que ser un hombre bueno, trabajador. Enrique, que no se te borre nunca el recuerdo de tus padres. Que te hagan hacer la comunión, pero bien preparado, tan bien cimentada la religión como me la enseñaron a mí. Hijo, hijo, hasta la eternidad. Recibe después de una infinidad de besos el beso eterno de tu madre’. Blanca Brisac.


Hace 80 años asesinaban a trece mujeres en Madrid, en la tapia del cementerio de la Almudena. Las asesinaban por mujeres y por comunistas. Las asesinaron junto a 50 varones, uno de ellos un chaval de 14 años. De las trece mujeres, nueve tenían entre 18 y 20 años, es decir, eran menores de edad. La mayor, Blanca Brisac Vázquez, tenía 29 años y un hijo, y nunca militó en partidos de izquierda. El resto militaba en las JSU en distinto grado. Hace 80 años, quizás parezca demasiado tiempo.

Carmen Barrero Aguado, Martina Barroso García, Blanca Brisac Vázquez, Pilar Bueno Ibáñez, Julia Conesa Conesa, Adelina García Casillas, Elena Gil Olaya, Virtudes González García, Ana López Gallego, Joaquina López Laffite, Dionisia Manzanero Salas, Victoria Muñoz García y Luisa Rodríguez de la Fuente fueron las asesinadas.

La excusa para el asesinato era el atentado que costó la vida al comandante de la Guardia Civil y destacado miembro del Servicio de Información y Policía Militar, Isaac Gabaldón Irurzun. Lo asesinaron en la carretera de Extremadura, cerca de Talavera de la Reina, junto a su hija Pilar, 17 años, y el chófer José Luís Diez, 23 años. Un crimen oscuro. En los días posteriores fueron asesinados varios colaboradores de Gabaldón. El crimen se adjudicó rápidamente a la JSU, convertida en poderosa organización terrorista del comunismo internacional cuando era una organización infestada de delatores que cayó en 48 horas. La gran mayoría de los militantes que fueron a Consejo de Guerra y fueron fusilados habían sido detenidos antes de cometerse el atentado.

La estrella de la operación de la caída de la JSU y los posteriores interrogatorios fue el comisario infiltrado Roberto Conesa, reputado torturador que llegó a jefe de la Brigada Político Social, colaborador de la Gestapo, nombrado jefe superior de policía en Valencia en 1976 por Manuel Fraga Iribarne y condecorado con la Medalla de Oro al Mérito Policial el 1977 por Rodolfo Martín Villa. También participó en los interrogatorios el por entonces capitán Manuel Gutiérrez Mellado, futuro vicepresidente primero del Gobierno de 1976 a 1981 y presidente de la Sección Primera del Consejo de Estado hasta 1995, hace 24 años. 24 años igual sigue pareciendo un buen trecho de tiempo.

El comisario Roberto Conesa tuvo un alumno aventajado al que enseñó todo lo que sabía sobre sevicia, esa medalla que lucen tantos fieles servidores del Estado, Antonio González Pacheco, que haciendo honor a su mentor empezó a acumular medallas en el historial por su labor en la Brigada Central de Información. En marzo de 2019 el juzgado de instrucción número 49 de Madrid abría diligencias para investigar a González Pacheco, alias Billy el Niño, y a por un delito de lesa humanidad. Marzo de 2019…



¿Quiénes fueron las 'Trece Rosas' y por qué las fusiló el franquismo hace 80 años?

El 5 de agosto de 1939, trece mujeres fueron ejecutadas frente a las tapias del Cementerio de la Almudena de Madrid, acusadas de "adhesión a la rebelión" y condenadas injustamente a la pena de muerte.

laSexta.com Madrid | 05/08/2019

"Que mi nombre no se borre de la historia", pedía en una carta a su madre Julia Conesa, poco antes de morir fusilada ante las tapias del Cementerio del Este el 5 de agosto de 1939, hace 80 años. Fue asesinada junto a otras doce mujeres, acusadas de rebelión militar por el régimen franquista. Ellas eran las 'Trece Rosas'.

Hacía cuatro meses desde que Franco se había proclamado vencedor de la Guerra Civil, el 1 de abril de 1939, y en Madrid la posguerra se vivía entre ruinas, pobreza y propaganda franquista. El dictador juraba en sus discursos "aplastar y hundir" a quien se interpusiese en su camino, y las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) eran uno de sus objetivos.

Las 'Trece Rosas' habían sido arrestadas entre mayo y junio de 1939, acusadas de pertenecer a esta asociación política. Las jóvenes, de entre 18 y 29 años, eran compañeras en la cárcel de Las Ventas, donde estaban arrestadas por "adhesión a la rebelión". El 29 de julio, el comandante de la Guardia Civil Isaac Gabaldón fue asesinado junto a su hija y su chófer. El crimen fue atribuido a militantes de las JSU y a una supuesta red comunista, entre ellos las trece acusadas. Cinco días más tarde, el Tribunal de las Salesas hacía pública su sentencia contra ellas: pena de muerte para todas. Fue una condena injusta, pues las jóvenes se encontraban ya en prisión cuando sucedió el asesinato del comandante, lo que las hacía inocentes.

No obstante, en la noche del 4 al 5 de agosto, las 'Trece Rosas' fueron conducidas hasta el Cementerio del Este, actual Cementerio de la Almudena, para ser fusiladas. "Voy a morir con la cabeza alta. Sólo te pido que quieras a todos y que no guardes nunca rencor a los que dieron muerte a tus padres, eso nunca", expresaba Blanca Brisac Vázquez a su hijo de once años unas horas antes.

"La funcionaria que las acompañó se presentó para decirnos que habían muerto muy serenas y que una de ellas, Anita, no había fallecido con la primera descarga y gritó a sus verdugos: '¿es que a mí no me matan?'", explica Mari Carmen Cuesta, una de las entonces presas de la cárcel de las Ventas, en una entrevista a 'El País'. Las 'Trece Rosas' murieron frente a las tapias del cementerio, donde en 1988 se colocó una placa en su homenaje. Fueron un símbolo de la lucha por la libertad y su fusilamiento mostró la crueldad de la represión franquista. Estas eran las 'Trece Rosas':

1. Julia Conesa Conesa (19 años)

Julia nació en Oviedo, Asturias, pero se mudó a Madrid muy joven con su madre y sus dos hermanas. Ella se encargaba de la monitorización de las instalaciones deportivas de las Juventudes Socialistas Unificadas. Un compañero de su novio la traicinó, denunciándole en 1939 y causando su detención. Su última carta a su madre decía: "Madre, madrecita, me voy a reunir con mi hermana y papá al otro mundo, pero ten presente que muero por persona honrada. Adiós, madre querida, adiós para siempre. Tu hija que ya jamás te podrá besar ni abrazar… Que no me lloréis. Que mi nombre no se borre de la historia".

2. Blanca Brisac Vázquez (29 años)

Blanca era de San Sebastián, País Vasco, pero se había mudado a Madrid. Ella era católica y de derechas. Trabajaba como pianista, pero comenzó a ejercer como modista cuando se casó con el comunista Enrique García Mazas 'Aguado'. Fue detenida y su fusilamiento dejó huérfano de madre a un niño de once años. De él se despidió en una carta "hasta la eternidad".

3. Carmen Barrero Aguado (20 años)

Carmen vivía en el barrio madrileño de Cuatro Caminos, junto a sus ocho hermanos. Procedía de una familia humilde y comenzó a trabajar a los 12 años. Pronto empezó a militar en el Partido Comunista, para el que trabajaba bajo un nombre falso. Su padre murió antes de que estallara la guerra, por lo que tuvo que hacer un gran esfuerzo para ayudar en casa. Al acabar el conflicto armado, se convirtió en la mujer responsable del PCE en la ciudad de Madrid.

4. Martina Barroso García (22 años)

Martina había nacido en un pequeño municipio de Ávila, pero vivía desde que era niña en Chamartín de la Rosa, en Madrid. Militaba en las Juventudes Socialistas Unificadas desde muy joven y trabajaba como modista. Durante la Guerra Civil se dedicó a coser ropa para los soldados en uno de los talleres de la Unión de Muchachas.

5. Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años)

Luisa era de Chamartin de la Rosa, Madrid, y desde muy joven pertenecio a las Juventudes Socialistas Unificadas. Nunca ocupó ningún cargo destacado, pero justo al finalizar la Guerra Civil fue propuesta para dirigir un grupo político.

6. Elena Gil Olaya (20 años)

Elena era de Madrid y pertenecía a las Juventudes Socialistas Unificadas desde 1937. Cuando terminó la Guerra Civil, comenczó a trabajar en el grupo socialista de Chamartín.

7. Pilar Bueno Ibáñez (27 años)

Pilar nació en el municipio de Sos del Rey Católico, en Zaragoza, Aragón. Era modista y se había afiliado al Partido Comunista al comenzar la guerra. Fue voluntaria en las casas cuna, que se recogían a huérfanos e hijos de milicianos que marchaban al frente. También fue la secretaria de organización del Radio Norte y reorganizó el PCE en ocho sectores de Madrid.

8. Adelina García Casillas (19 años)

Adelina era de Hoyocasero, un municipio en la provincia de Ávila. Comenzó a militar en las Juventudes Socialistas Unificadas en 1937 y era hija de un guardia civil. Ella accedió voluntariamente a someterse a un interrogatorio ordinario, pero fue detenida y nunca más volvió a casa.

9. Virtudes González García (18 años)

Virtudes nació en Madrid y trabajaba como modista. Militaba en las Juventudes Socialistas Unificadas desde 1936 y fue detenida tras ser denunciada por un compañero suyo sometido a tortura. Fue acusada de intentar reconstruir las JSU y de intervenir en "actos de sabotaje e intentos de complot".

10. Ana López Gallego (21 años)

Ana era de Jaén y militaba en las Juventudes Socialistas Unificadas. Durante la Guerra Civil fue secretaria de Radio Chamartín. En marzo de 1939, su novio, también comunista, le propuso mudarse con él a Francia, pero ella prefirió quedarse con su familia en Madrid. Los testigos explican que, tras no morir en el primer fusilamiento, gritó: "¿Es que a mí no me matan?".

11. Joaquina López Laffite (23 años)

Joaquina nació en Asturias, hija de un comandante del Ejército. Se afilió a las Juventudes Socialistas Unificadas en 1936 y ocupaba el cargo de secretaria femenina del Comité Provincial clandestino, siendo responsable de Agitación y Propaganda. Fue el número dos de las JSU quien la denunció.

12. Victoria Muñoz García (18 años)

Victoria era de Madrid y empezó a militar en las Juventudes Socialistas Unificadas en 1936, a los 15 años, en el grupo de Chamartín. Su hermano también murió fusilado.

13. Dionisia Manzanero Salas (20 años)

Dionisia nació en el barrio de Cuatro Caminos, en Madrid. Era modista de profesión y durante la Guerra Civil trabajó de enfermera en el hospital de las Brigadas Internacionales. Fue al frente con el batallón Octubre y se afilió al Partido Comunista en 1938.

22 de julio de 2019

Campanadas de la Historia (69) El día que caminamos sobre la Luna


El viaje a la Luna

El 20 de julio de 1969, uno de los sueños más antiguos y profundamente arraigados de la humanidad se hizo realidad. En las pantallas de televisión de todo el mundo aparecieron imágenes surrealistas, en una atmósfera de suspense y asombro. Hace siglos, incluso milenios, que el hombre fantaseaba con el cuerpo celeste que transita por encima de nosotros. Ese día, 3.000 millones de personas están al lado de Neil Armstrong, Buzz Aldrin y Michael Collins, para vivir una experiencia que habría sido impensable tan solo diez años antes: caminar por la Luna. El primer viaje del hombre a la luna duró 8 días, 3 horas, 18 minutos y 35 segundos. Hora por hora, se reviven los momentos cruciales de esos días y el increíble eco que la misión tuvo en todo el mundo. Neil Armstrong: “No hemos podido ver ninguna estrella por la ventanilla, pero desde mi escotilla superior estoy contemplando la Tierra en este mismo instante. Se ve grande, resplandeciente y hermosa”.



15 de julio de 2019

Música para camaleones (116) Father John Misty - Things it would have been helpful to know before the revolution



It got too hot and so we overthrew the system 'Cause there's no place for human existence like right here On this bright blue marble orbited by trash Man, there's no beating that It was no big thing to give up the way of life we had Oh ho oh My social life is now quite a bit less hectic The nightlife and the protests are pretty scarce Now I mostly spend the long days walking through the city Empty as a tomb Sometimes I miss the top of the food chain But what a perfect afternoon Industry and commerce toppled to their knees The gears of progress halted The underclass set free The super-ego shatters with our ideologies The obscene injunction to enjoy life Disappears as in a dream And as we return to our native state To our primal scene The temperature, it started dropping The ice floes began to freeze From time to time we all get a bit restless With no one advertising to us constantly But the tribe at the former airport Some nights has meat and dancing If you don't mind gathering and hunting We're all still pretty good at eating on the run Things it would have been helpful to know before the revolution Though I'll admit some degree of resentment For the sudden lack of convenience around here But there are some visionaries among us developing some products To aid us in our struggle to survive On this godless rock that refuses to die

11 de julio de 2019

Un mundo mejor es posible (52) Mosul: Año II tras DAESH



Dos excelentes documentales de la productora ARTE nos muestran la situación actual en la ciudad iraquí de Mosul, que fue liberada el el julio de 2017 después de permanecer tres años bajo la ocupación del grupo terrorista DAESH que la conquistó en junio de 2014 tras una vergonzante huida de las fuerzas armadas iraquíes. El Estado Islámico la hizo su capital en Irak y sólo pudo recuperarse por el ejército iraquí (y el inestimable apoyo de las fuerzas de la Coalición que comanda Estados Unidos) tras nueve meses de encarnizados combates en la que ha sido descrita como la mayor batalla urbana desde Stalingrado.

Las instituciones civiles se encuentran con la ingente tarea de intentar devolver la ciudad (aún con zonas minadas y cuerpos en descomposición bajo los escombros) a la normalidad, viendo cómo empezar a reconstruir la parte occidental, que era el casco antiguo, la zona con mayor destrucción. Más de 300.000 mosulíes continúan sin hogar, dos años después, viviendo en campos de desplazados. Asimismo, las fuerzas antiterroristas iraquíes intentan garantizar la seguridad vigilando que no haya células durmientes de DAESH, con especial vigilancia en los barrios donde vivían con sus familias pues también existe el riesgo del regreso de algunos combatientes desde Siria.

Sin embargo desde la administración se está impidiendo que tanto las viudas como los hijos de los yihadistas puedan conseguir la documentación con la que poder encontrar trabajo u optar a ayudas para alimentación o escolarización, lo que deja a muchas familias en en los márgenes de la sociedad, con el peligro de que esos niños crezcan en la desesperación y abracen la radicalidad. Muchos son pues los desafíos que tiene por delante una de las mayores y más influyentes ciudades iraquíes, la gran metrópoli sunni del norte. 


Irak, a la caza de los últimos yihadistas de Dáesh (Gwendoline Debono, 2019)

¿Cómo luchan las fuerzas iraquíes contra la reorganización clandestina de Dáesh? ¿Cómo sobreviven y actúan los yihadistas tras perder su territorio? En este documental se nos muestra la especial vigilancia que las fuerzas especiales tienen sobre los barrios donde vivían las familias de los combatientes de las familias.




Mosul tras la guerra (Anne Poiret, 2019)

En julio de 2017, terminó la guerra urbana más brutal de nuestra época. El último combate contra Dáesh se libró en Mosul. Durante un año, la periodista Anne Poiret sigue a los supervivientes en su esfuerzo por reconstruir sus vidas y la ciudad devastada por el conflicto, en un contexto de seguridad aún precario.


10 de julio de 2019

Un mundo mejor es posible (51) Compañeros del metal: Alex Domínguez y la fraternidad


Una de las fotos más emocionantes del año es del fotógrafo Dani Cruz y se dio en el festival de música heavy-metal Resurrection Fest en Viveiro (Lugo) cuando los asistentes al concierto de Arch Enemy auparon espontáneamente a Alex Dominguez, un joven riojano con parálisis cerebral que había decidido salir de la zona reservada a la movilidad reducida para vivir el concierto donde el mogollón. Una imagen plena de felicidad, de éxtasis, de solidaridad y camaradería, una imagen para recordar. Gente que mola. 




“Vi a un compañero, que hizo un gesto, me di la vuelta y no lo pensé mucho: vi a Álex, subí a la valla y disparé. Fue una reacción automática… No me paré a pensarlo”. Dani Cruz es un fotógrafo que este fin de semana, en el Resurrection Fest, captó una de las imágenes más emocionantes de esta temporada musical. En su instantánea se ven riesgo, pasión, euforia, respeto, fraternidad y asombro. “Viendo la repercusión que ha tenido, sí me planteo presentarla a algún concurso fotográfico”, comenta el fotógrafo a El Confidencial. De momento, en la red está arrasando y mediáticamente —de puertas hacia fuera del festival— la imagen ha superado a lo vivido sobre el escenario, en el que Slipknot fue la mayor atracción.

Álex Domínguez es un metalero más que acudió este pasado fin de semana a la decimocuarta edición del Resu (en Viveiro), estudiante de Derecho por la Universidad de La Rioja y con movilidad reducida. Durante el concierto de Arch Enemy pidió a los asistentes que tenía a su lado si le podían levantar para vivir más intensamente el concierto y así lo hicieron. En ese instante coincidieron la euforia del fan y la cámara del profesional para dejar una fotografía magnífica.

“Luego hablé con él para saludarle y pedirle su 'e-mail' para enviarle la foto. Me dijo que estaba contento con la foto y que quería intentar hacer lo mismo con Lamb of God. Y lo hizo [también con Trivium], pero con Arch Enemy fue la vez que más se acercó al escenario y coincidió que ocurrió durante las tres primeras canciones, cuando los fotógrafos podemos estar en el foso para realizar las fotos al grupo”, señala Dani, que por primera vez acudía como fotógrafo oficial del Resu.

Lo que hizo Álex, pedir al público que le levante y le lleve en volandas hasta el foso de delante del escenario, es una práctica habitual en este tipo de festivales, lo que hace especial el momento fue que no era normal ver a una persona en silla de ruedas… Por supuesto, el Resu tiene zona de movilidad reducida, pero Álex quiso implicarse y vivir el momento más intensamente, algo para lo que no todos están preparados...

La imagen llena de orgullo al organizador

El caso de Álex es un ejemplo más que demuestra que el público que asiste al Resurrection se siente como una gran comunidad, donde priman el compañerismo y la solidaridad entre sus asistentes. Gracias una vez más por dar una lección de comportamiento y civismo durante todo el festival, por otro año más con cero incidentes, y ya van 14. Sois el mejor público del mundo”, añade Iván Méndez, uno de los organizadores de este multitudinario evento que comenzó siendo la fiesta de un pueblo y ha terminado en uno de los gigantes de España… y Europa.

Vocabulario Fundamental. Humor (22) Los Zanguangos de Joaquín Reyes en El Intermedio IV



Cuarta entrega de los desopilantes Zanguangos de Joaquín Reyes en El Intermedio, uno de los programas de cabecera del Juez Roy Bean. A disfrutarlos!!

Santiago Abascal



Pedro Sánchez



Papa Francisco





Juan Carlos I


Pablo Casado



Puigdemont



Juanma Moreno

5 de julio de 2019

Estupor y Temblores (65) Europa 1945: la venganza de los vencedores, la paz salvaje

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, la gente de la Europa liberada celebró su libertad de la tiranía nazi. Pero para millones de alemanes, el final del conflicto abrió un capítulo terrible en una de las mayores limpiezas étnicas de la historia europea. Sufrieron una tremenda violencia, especialmente aquellos alemanes que habían vivido pacíficamente durante siglos en los países vecinos. Dirigido en 2015 por el británico Peter Molley, 'La paz salvaje' (The savage peace) usa archivos de películas nunca vistos y testimonios de los testigos oculares para narrar una historia desgarradora de violencia contra civiles alemanes, que a veces eran un espejo de algunas de las peores crueldades de los ocupantes nazis durante los años de la guerra. Esta historia hasta ahora no había sido contada, 70 años después de que ocurriese. Como reconoció el escritor George Orwell "el trato a los alemanes derrotados fue un terrible crimen que ha quedado impune".

Debajo del documental hemos añadido una entrevista de Jacinto Antón a Keith Lowe, autor del muy recomendable libro 'Continente salvaje', un impactante texto que recorre la geografía de deportaciones, violaciones, pogroms, ejecuciones sumarias y represalias de todo tipo que no sólo hubo sobre los alemanes sino también sobre otras minorías o etnias en lugares como Prusia Oriental, Polonia, Checoslovaquia, Ucrania, Rumania etc Era un continente sin instituciones, sin ley ni orden ni fronteras ni moralidad, ni propiedad privada, en el que sólo la supervivencia y la venganza de los vencedores prevaleció, extendiéndose durante cinco largos años de conflictos de posguerra. De aquellos espantos nació la Europa moderna aunque, afortunadamente, el paso del tiempo fue disipando el odio para dar paso a la unidad y la solidaridad entre los pueblos que, al menos en teoría, es la Unión Europea de hoy. 



Callaron las armas y fue un infierno

Keith Lowe describe en ‘Continente salvaje’ el horror en Europa tras la II Guerra Mundial


Bajó el telón de la II Guerra Mundial, pero los cuatro jinetes del apocalipsis no dejaron de galopar. En Europa, en un mundo devastado por cinco años de contienda, la gente se las prometía muy felices al firmarse la paz y sin embargo lo que siguió fue un espanto. En un continente devuelto a una condición casi medieval, inmerso en un completo caos, con destrucciones sin cuento, las instituciones colapsadas y la sed de venganza a la orden del día, el desastre humano y moral era absoluto. 

A mostrar ese siniestro panorama que fue el envenenado legado de la contienda ha dedicado Keith Lowe (Londres, 1970), uno de los más destacados de la nueva generación de historiadores británicos, su libro Continente salvaje, Europa después de la Segunda Guerra Mundial(Galaxia Gutenberg), un libro que se lee con el corazón en un puño especialmente ante la suma de nuevos horrores y vejaciones que tuvieron que aguantar los supervivientes en una cruel nueva vuelta de tuerca de la historia sobre sus víctimas.

¿Fue peor la posguerra que la guerra? “No llegaría yo tan lejos como a afirmar eso”, responde Lowe. “En algunas áreas quizá, aunque en general no. Pero mientras en algunos lugares el fin de la guerra se celebraba con fiestas, en otros continuaba la violencia, e incluso eran parte de las celebraciones la muerte y la vergüenza de otros. Cientos de miles de personas fueron asesinadas o se las dejó morir después de la guerra”. El historiador recalca que es una falsa idea la de que en 1945 todo volvió a la normalidad. “Hizo falta una transición que estuvo llena en muchos sitios, cuanto más al Este peor, de injusticias, atropellos y crueldad, fue una época sin ley”.

Refugiados de la II Guerra Mundial

El libro muestra que las democracias podían ser muy vengativas. “No tanto como los regímenes totalitarios pero sí, la venganza forma parte de la naturaleza humana, es algo innato y difícil de controlar, y hubo una gran ola de venganza en toda Europa”. Continente salvaje presenta casos —menos conocidos que los de las acusadas de colaboracionismo en Francia rapadas (¡20.000!)— como el de las mujeres y niños marginados y privados de derechos en Noruega, las primeras por ser parejas de soldados alemanes y los segundos por ser el fruto de esas uniones. Lowe explica que el 10 % de las noruegas de entre 15 y 30 años tuvieron novios alemanes durante la guerra. Se tachaba a esas mujeres de traidoras a la nación, aunque ellas y otras en su mismo caso en otros países de Europa consideraban sus relaciones un asunto privado, como la actriz francesa Arletty que, cuenta el historiador, durante su juicio en París por su affaire con un oficial alemán exclamó: “Mi corazón pertenece a Francia, pero mi vagina es mía”.

En cuanto a los niños, Lowe apunta que los soldados alemanes engendraron entre uno y dos millones en la Europa ocupada. En 1945 un diario noruego consideraba a los del país escandinavo “una minoría bastarda peligrosa” susceptible de convertirse en el futuro en “una quinta columna entre la población noruega pura”.

Lo que ocurrió con los judíos fue terrible. “Sobre todo porque tenemos la idea de que el Holocausto generó una gran empatía con los judíos tras la guerra y ese no fue el caso. En muchos lugares se reavivó el antisemitismo. Los judíos supervivientes volvían a sus casas sin nada y tuvieron que luchar para recuperar sus propiedades. En ese conflicto, no hubo compasión con las víctimas". Lowe recoge casos como los de la judía holandesa superviviente de los campos a la que un conocido la recibió diciendo: "Tienes suerte de no haber estado aquí, ¡no sabes el hambre que hemos pasado!". 


En Hungría, Eslovaquia y Polonia hubo verdaderos pogromos. Al menos 500 judíos fueron asesinados en Polonia entre la rendición alemana y el verano de 1946”. Una de las tragedias que sobrevino con la paz fue la de la deportación forzosa de poblaciones desplazadas a lugares en los que les aguardaban duros castigos. “Los británicos y estadounidenses entregamos a los soviéticos a millares de refugiados y prisioneros de guerra procedentes de Europa oriental, como 70.000 cosacos y al ejército de Vlasov, sabiendo que les esperaba en muchos casos la muerte (los que caían en manos del Ejército Rojo tenían 90 veces más probabilidades de morir que los que apresaban los aliados occidentales)”.

A Lowe le cuesta decir qué es lo que le conmueve más de todos los dramas de su libro. "Pero con lo que tengo pesadillas es con lo que se hizo a los civiles alemanes en los campos de prisioneros. Algunos guardias trataron de imitar lo que habían hechos los nazis en nombre de la venganza. No digo que algunos alemanes no merecieran castigo pero eso no es excusa para la brutalidad que se ejerció sobre ellos, lo que les hicieron”. Lowe, que inauguró en Barcelona el proyecto Espacio de Humanidades. Mediterráneo y Europa, en el Palau Macaya de la Obra Social La Caixa, está de acuerdo en la comparación de la Europa de 1945 con la de la Guerra de los Treinta Años. “Todas las estructuras de la sociedad cayeron, las cosechas se perdieron, incluso las que pudieron recogerse no había manera de transportarlas, todo estaba destruido: el hambre fue peor que durante la guerra”.

Había huérfanos por todas partes, señala el historiador, cientos de miles sino millones que se habían quedado sobre todo sin padre. Y muchos niños perdidos; 35.000 solo en Berlín en verano del 45. "Los niños eran el futuro para construir una nueva sociedad pero muchos estaban profundamente traumatizados. Hay muchos testimonios de niños a los que aterrorizaba la simple visión de un hombre en uniforme. Toda una generación se quedó sin referentes masculinos, con los padres muertos o prisioneros durante largos años". Muchos pueblos se quedaron sin hombres, lo que tuvo un efecto traumático en toda una generación de mujeres. "Los hombres se convirtieron en un bien muy preciado". En la URSS había al final de la guerra 13 millones más de mujeres que de hombres.

Para el historiador lo más importante es que la nueva Europa, la nuestra, se forjó en medio de "esa época violenta y vengativa", y fue entonces cuando "muchas de nuestras aspiraciones, de nuestros prejuicios y rencores cobraron forma”.