Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

18 de octubre de 2016

Vocabulario Fundamental. Océanos (16) Mala pesca: la depredación pesquera en Chile


¿Por qué nuestra costa es tan rica en peces?; ¿Cómo hicieron sus imperios, las familias que hoy controlan la pesca?; El Estado, ¿también les pasó plata?; Crímenes en alta mar y mentiras en los muelles y pesqueras ¿Quién fiscaliza?; ¿Por qué, gente como Eduardo Frei, Ricardo Lagos, los Hermanos Andrés y Adolfo Zaldivar y Pablo Longueira, pueden ser considerados criminales de lesa humanidad?; ¿Por qué debemos comer pescado? (...) ¿Por qué el mar debe estar para nuestras necesidades y no para el enriquecimiento de unos pocos? Para nuestra civilización los océanos no son más que una fuente de recursos y un basurero de residuos que pensábamos utilizar para explotar indefinidamente.  Nos equivocamos, hoy asistimos al colapso de todas las pesquerías del mundo, y justo frente a la costa chilena se agota la última de ellas.

'Mala pesca' es un documental chileno del año 2012 que denuncia la brutal sobrepesca que han sufrido las aguas chilenas en las últimas décadas, así como la codicia de los grandes grupos económicos y empresariales del país y también internacionales, que han depredado sus aguas en perjuicio de la flota artesanal. Mala Pesca es una expresión que bastantes pescadores y trabajadores de la pesca artesanal ocupan recurrentemente y que tiene como telón de fondo la extinción de los recursos marinos. 

Para los trabajadores del mar, cada vez es más común tener que internarse más tiempo en las aguas buscando pesca y para la comunidad, el pescado cada vez se aleja más de su dieta, como si fuera una paradoja para quienes viven con una inmensa costa, que se supone está bajo su soberanía.

Es de recalcar que la industria pesquera chilena está concentrada en diez familias que controlan casi el 80% de toda la pesca en la costa chilena, pagando míseros impuestos por el saqueo que cometen. Todo ello ha provocado que especies como el jurel, sardinas y anchovetas hayan prácticamente desaparecidos en las otrora llenas de vida costas chilenas. Trillones de seres engullidos por la codicia y gula humanas, que han llevado al borde del colapso los ecosistemas marinos a lo largo de los más de ocho mil de kilómetros de la costa del Pacífico chileno.