Este es el blog. Y esta es nuestra web, está todo más ordenadito, mejor.

27 de noviembre de 2020

La condena del refugiado (13) Vocabulario Fundamental. Dolor (8) El dolor de Aya, la madre de Jusuf


Escuchad el sonido del naufragio que vivimos ayer. El grito desesperado de una madre en busca de su bebé de 6 meses de vida, en medio del caos. Le recuperamos del mar en parada respiratoria, remontó, pero horas más tarde su pequeño cuerpo no resistió. Ella es la madre de Jusuf.

En este blog somos muy de Open Arms y por eso no podíamos dejar pasar sin publicar este video terrible que nos muestra una vez más las tragedias de la migración. Sólo en este 2020 cerca de 900 migrantes han muerto en el Mediterráneo tratando de llegar a Europa. Hace unos días nos estremecimos con el video del rescate del naufragio de una patera a la deriva y los gritos desesperados de una mujer que sólo podía repetir "I lost my baby" (perdí a mi bebé), tras desaparecer su hijo en el mar. 

De hecho, los rescatistas de Open Arms lograron encontrarlo y subirlo a bordo de su barco pero no pudieron reanimarlo y terminó falleciendo. La foto que encabeza este post es del momento en que se lo dicen y ella simplemente queda por los suelos, destruida, como una Pietá moderna desposeída de lo que más quiere. Nada en su vida volverá a ser igual después de ese momento. Ella es Aya, la madre de Yusuf, y ya está en nuestro país. Desde aquí esperamos que pueda continuar con una vida digna aunque nunca olvidará el momento en que el mar le arrebató una parte, quizás la más importante, de sí misma. 

"¡He perdido a mi bebé! ¡He perdido a mi bebé!". Ese es el grito desgarrador de una madre que acaba de perder a su hijo en el naufragio de una patera en el Mediterráneo central. El vídeo lo ha compartido en Twitter la ONG Open Arms, que ayer rescató a la embarcación, aunque no pudo evitar la muerte del bebé y de otras cinco personas.

"No me voy sin mi hijo", exclama en el vídeo la mujer. El niño, un bebé de seis meses llamado Joseph, fue rescatado en estado crítico y llevado a bordo del Open Arms, pero, tal y como han publicado desde la ONG, apenas unas horas más tarde falleció.

La ONG rescató a 111 personas de una patera que llevaba desde el martes a la deriva y que fue encontrada al poco tiempo de que cediera el suelo de la patera, según ha explicado su fundador, Óscar Camps.

"Somos un grupo de voluntarios con un viejo barco y aunque la entrega es grande, solos en el mar no podemos contener la tragedia del Mediterráneo", ha recordado en redes sociales el fundador de la organización, solicitando "corredores humanitarios ya".

Vocabulario Fundamental. Sexo (6) Otro mundo mejor es posible (59) La lucha por la libertad sexual en Polonia

Presentamos aquí dos nuevos documentales de ARTE TV, una de nuestros proveedores de confianza. En este caso, se trata de dos reportajes muy pertinentes para comprender la brecha política e ideológica que divide a la sociedad polaca. 
Estamos hablando de un país que superando a Irlanda, es el más devotamente católico de toda Europa. 

Desde el año 2015 el presidente del país es Andrzej Duda, del partido nacionalista y ultraconservador Ley y Justicia. Como tal, el gobierno de Duda ha emprendido una ofensiva contra los derechos y libertades de las mujeres y de la comunidad LGTB. Desde hace unos meses, decenas de municipios se han declarado "zonas libres de ideología LGTB", lo que supone de facto la expulsión de los homosexuales de dichas localidades.

El Tribunal Constitucional de Polonia, cuya independencia ha sido seriamente menoscabada por el gobierno derechista de Duda, emitió a finales de octubre una sentencia que inundó las calles polacas de indignación. La sentencia responde a una demanda interpuesta por el partido en el gobierno. El Tribunal Constitucional de Polonia falló que la interrupción del embarazo por malformación del feto es inconstitucional, reduciendo los supuestos legales a violación, incesto y grave riesgo para la salud de la madre o daño irreversible del feto.

Tras una semana de protestas, el gobierno se vio obligado a dar marcha atrás y legalizará de nuevo el aborto por malformaciones fetales. Ambos documentales son un fiel acercamiento a la lucha de las mujeres polacas contras las políticas del gobierno ultraconservador de Duda. ¡¡Chicas, estamos con vosotras!!

Polonia: Artistas por la igualdad

En Polonia, el aborto es casi ilegal, a pesar de la oposición de cientos de miles de personas que han salido a las calles desde 2016. Viajamos a Varsovia para entrevistar a mujeres que trabajan en la encrucijada del arte y el activismo. Presentación : Bianca Hauda y Romy Straßenburg.
 
 
Educación sexual en Polonia

Clases de educación sexual suspendidas, una moral sexual profundamente arraigada en el catolicismo y un gobierno que denigra abiertamente a las minorías sexuales: la cuestión de la sexualidad divide profundamente a la sociedad polaca.
 
 

20 de noviembre de 2020

Vocabulario Fundamental. Revolución (9) Campanadas de la Historia (75) Descolonizaciones, aquel grito de libertad

"De Nairobi a Saigón, del Ganges al Congo, la semilla de la revuelta siempre estuvo ahí. La descolonización empezó el primer día de la colonización."

Este año 2020 se celebra los 60 años de las independencias africanas en varios países que fueron colonizados por Francia. Camerún, Togo, Madagascar y la Federación de Malí que meses después se dividiría en Senegal y Malí. También ese año Bélgica y Reino Unido aceptaron las independencias de la República Democrática del Congo y Somalia a final de junio. Dos meses más tarde, agosto protagonizaría el mayor número de independencias, las de los territorios del África Occidental y África Ecuatorial francesas: Dahomey (el actual Benín), Níger, Alto Volta (el actual Burkina Faso) y Costa de Marfil por una parte, y Chad, República Centroafricana, República del Congo y Gabón por otra. 

Para celebrar estas seis décadas de libertad la productora franco-alemana ARTE (una de nuestras proveedoras de confianza) ha publicado una serie documental en tres capítulos dirigidos por los realizadores Karim Miské y Marc Ball y el historiador Pierre Singaravélou. 

El nivel de los trabajos de ARTE siempre es alto pero estos tres ensayos históricos son realmente extraordinarios y su innovador enfoque, desde la mirada de los propios colonizados, permite recontar 150 años de procesos revolucionarios de lucha contra el dominio europeo en Asia, el Magreb y África subsahariana. Y lo hace a través de sus líderes pero también de los anónimos individuos que sufrieron las penalidades y represiones de los colonizadores. 

Con un guión eficaz, incisivo y poético locutado poderosamente por el actor Reda Kateb y a través imágenes de archivos, reconstrucciones y animaciones, 'Descolonizaciones' compone un humanista fresco histórico que recompone la narrativa de los movimientos revolucionarios que acabaron con décadas de ocupación política, militar y social, de genocidios, represión y racismo institucionalizado, aunque fuera para, en demasiados casos, caer en manos de otros explotadores, esta vez propios. Tres magníficos documentales para revivir aquel grito de libertad que aún resuena sesenta años después. 

Descolonizaciones (1-3) Aprendizaje

En el primero asistimos a la precoz lucha por la libertad de la princesa india Manikarnika Tambe en la India dominada por la Compañía Británica de las Indias Orientales (la mayor empresa del mundo de la época), que instigaría la rebelión de los cipayos en 1857. También al engaño instigado por Pierre Savorgnan de Brazza que lleva a la firma del tratado que el "makoko" (rey) del pueblo bateke Iloo I rubrica y con el que cede a Francia los derechos de su territorio en la actual República del Congo. El reparto de África en la Conferencia de Berlín de 1885 despieza Africa entre las potencias europeas y llevaría a la creación del Estado Independiente del Congo, la mayor propiedad privada del mundo, la personal infamia del rey belga Leopoldo II. 

Parece que el mito de la superioridad de la raza blanca sobre el resto se ve confirmado sobre el terreno. Pero el antropólogo haitiano Anténor Firemin usaría la ciencia para rebelarse contra el racismo científico que parecía sustentar esa idea. Además, otros activistas como Alice Seely Harris y Edmundo Morel utilizan las modernas técnicas fotográficas para denunciar el genocidio de Leopoldo. Pero también Alemania lleva a cabo otro genocidio en África del Sudoeste (la actual Namibia) sobre el pueblo herero a principios del siglo XX. El colonialismo impera en el mundo, pero la rebelión ya comienza a gestarse en la mente de los oprimidos.
 
 
 

Descolonizaciones (2-3) Liberación

Este segundo episodio, que va de 1927 a 1954, es el del enfrentamiento, de Argelia a la India. En los primeros años del siglo XX tuvo lugar una primera ola de levantamientos antiimperialistas (China, Irán, México), pero estos eventos no evocaron expresiones significativas de solidaridad en Europa.

A través de las figuras del senegalés Lamine Senghor, el hindú Jawaharlal Nehru, el vietnamita Ho Chi Minh, futuro vencedor del Dien Bien Phu, el argelino Messali Hadj, o el keniano Wambui Waiyaki, intrépido joven recluta del Mau Mau. La Internacional Comunista (o Kommintern) se relaciona con la élite del anticolonialismo con la esperanza de acabar primero con el imperialismo europeo y después, el capitalismo. 

La Liga Antiimperialista en 1927 (fundada en Bruselas) les invita al Primer Congreso Antiimperialista, en Moscú. Era el primer intento de estructurar la unidad anticolonial.

El viaje de la hindú Sarojini Naidu (que sería la primera gobernadora en la India) por Estados Unidos entre 1928 y 1929 en el que comprueba como en el gran país norteamericano también existen parias, los negros. En la India, la lucha radicalmente pacifista de un hombrecillo descalzo el Mahatma Gandhi hace tambalearse al Imperio Británico y propicia la independencia de su país y la traumática separación de Pakistán. Tras su asesinato, será su sobrina Indira la que gobierne a los indios.



 
 
Descolonizaciones (3-3) El mundo es nuestro (ARTE - Karim Miské, 2019)

Desde la independencia hasta la era poscolonial, este tercer y último episodio, que va de 1956 a 2013, comienza con las palabras del psiquiatra antillano Frantz Fanon, que se une a los maquis del FLN en Argelia.

19 de noviembre de 2020

Vocabulario Fundamental. Puta guerra (29) Armenia y Azerbaiyán: la guerra por Nagorno Karabaj


Como otra guerra más en un país lejano y desconocido difícil de ubicar en el mapa, la cobertura mediática de la guerra entre Armenia y Azerbaiyán que estalló el pasado 27 de septiembre tras meses de tensiones, ha sido a todas luces insuficiente y poco precisa. Desde el comienzo, el marco en el que se encuadró el conflicto fue el de dos países enfrentados por dominar un territorio, la región fronteriza de Nagorno Karabaj, república independiente desde 1991 en la que tres cuartas partes de la población es armenia. 

No es ese ni mucho menos un relato acertado de la guerra, que ya apenas empezar se convirtió en un problema internacional en el que han intervenido de forma directa o indirecta Turquía, Rusia, Estados Unidos e Israel. También su cierre en falso y su tratado de paz han implicado activamente tanto a Rusia como a Turquía.
 
 
Lo que ha pasado en Nagorno Karabaj no tiene nada que ver con una guerra propiciada por las ambiciones expansionistas y las rivalidades históricas entre naciones vecinas. Entre 1988 y 1994 tuvo lugar la conocida como Guerra del Alto Karabaj, con los mismos contendientes y por el mismo motivo. En 1917 la Unión Soviética le cedió la región a la República Democrática de Azerbaiyán y, tras la disolución del estado comunista, un referéndum por la indepedencia de Nagorno Karabaj obtuvo el 99,98% de los votos a favor. Azerbaiyán trató de impedir el referéndum y de hecho mantuvo la guerra tres años más. En 1994, por mediación de Rusia, ambas partes firman un alto al fuego -que no la paz- que duró hasta hace unas semanas. Y fue Azerbaiyán quien rompió la tregua.

Juan Pablo Artimian, doctor en historia por la State University of New York at Stony Broo, escribió un artículo para la Revista Bordes de gran interés para comprender la gestación y naturaleza del conflicto. Sobre las consecuencias de aquella primera guerra y del referéndum de independencia:

Artasj [así se llama la república establecida en la región] quedó bajo el control de facto de sus pobladores armenios, pero sin formar parte de la República de Armenia. Desde el fin de la guerra se ha tratado de forma infructuosa de llegar a algún tipo de solución diplomática entre Armenia y Azerbaiyán bajo los auspicios de Francia, Estados Unidos y Rusia. Sin embargo, en 2016 hubo, una vez más, enfrentamientos militares, así como en julio de este año cuando Azerbaiyán no sólo atacó Artsaj sino también a la república de Armenia”

En la mañana del 27 de septiembre Azerbaiyán lanzó una ofensiva terrestre con formaciones blindadas, apoyadas por artillería y drones. Del relato que han transmitido los grandes medios se extrae fácilmente la conclusión de que "los dos bandos son igual de culpables", "ambos son responsables", y nada más lejos de la realidad. No se trata simplemente de que fuese Azerbaiyán quien tirase la primera piedra, que es algo casi anecdótico. Lo relevante es tener presente el trasfondo geopolítico y entender la situación en que se encuentran ambos países. Una vez más, el profesor Juan Pablo Artimian explica:

“Es importante destacar algunas diferencias claves. En primer lugar, la narrativa de los medios que busca equiparar dos ex republicas soviéticas, perdidas y alejadas de nuestra realidad, como aparentemente equilibradas se derrumba ante una simple comparación. La población de Azerbaiyán es de más de 10 millones de personas. A ello debemos sumar el apoyo de Turquía cuya población es de más de 80 millones de personas y cuya frontera también limita con Armenia. La república de Armenia, que limita también con Azerbaiyán apenas cuenta con menos de tres millones de habitantes. En términos armamentísticos el presupuesto de Azerbaiyán, cuyos recursos económicos son superiores, producto de sus pozos de petróleo, supera ampliamente al de Armenia. Además, los azeríes cuentan con el apoyo activo de Turquía cuyo ejército es uno de los más importantes de la OTAN“

El siguiente vídeo de VisualPolitik es de gran utilidad para comprender cuáles son los intereses y los motivos ocultos que están detrás de esta guerra:

Un genocidio en la memoria

Más allá de las causas políticas inmediatas y los intereses estratégicos en juego, echar la vista atrás y conocer la historia de la región nos da una perspectiva más amplia de lo que está sucediendo. Entre 1915 y 1916, otros historiadores lo alargan hasta 1923, tuvo lugar el genocidio armenio promovido y ejecutado por el grupo nacionalista Jóvenes Turcos. Aproximadamente un millón y medio de armenios, ciudadanos del Imperio Otomano, fueron asesinados en el empeño de crear una Turquía étnica y religiosamente homogénea. 

La propaganda del nacionalismo turco mostraba a los armenios como saboteadores al servicio de Rusia, país que en ese momento se enfrentaba a los otomanos en la I Guerra Mundial. Su objetivo era "limpiar" la patria de poblaciones minoritarias que eran utilizadas como chivos expiatorios de todos los males del país.

Los armenios no fueron los únicos perseguidos por esta causa -también los griegos y los sirios sufrieron lo suyo- pero sí los principales damnificados. En el año 2016 salió a la luz un estremecedor documento interno de los Jóvenes Turcos, partido en el poder desde 1908, que detalla las instrucciones a seguir por el ejército para exterminar a los armenios. El punto número cinco insta a "aplicar medidas para exterminar a todos los hombres de menos de 50 años, a sacerdotes y maestros, dejando a muchachas y a niños para ser islamizados". Este documental emitido en la televisión francesa explica lo que pasó aquellos años:

 

Las repercusiones de aquella brutal matanza siguen pesando hoy en día, y tienen mucho que ver con esta guerra. En primer lugar, y aunque la inmigración masiva ya había empezado unos años antes, el genocidio impulsó una diáspora armenia cuyas consecuencias siguen siendo bien visibles hoy en día. Mientras que en Armenia viven unos tres millones de armenios, hay otros ocho millones repartidos por todo el mundo. Las comunidades armenias en Rusia, Estados y Francia superan el millón de miembros. La mayoría de ellos, descendientes de quienes tuvieron que huir de la despiadada persecución otomana.

Pese a todo, Turquía sigue sin reconocer oficialmente el genocidio de los armenios. No solo eso, sino que con frecuencia eleva enérgicas quejas cuando algún gobierno o institución califica de ese modo lo acontecido hace algo más de un siglo en los desiertos de Anatolia. En 2016, el presidente Recep Tayyip Erdogan retiró a su embajador en el Vaticano después de que el Papa Francisco dijese que el de los armenios había sido "el primer genocidio del siglo XX". Erdogan, nacionalista como los Jóvenes Turcos pero sustituyendo el kemalismo laico por un islamismo cada vez más descarado, no tolera el más mínimo cuestionamiento de la historia oficial de su país.

Un hombre entre las ruinas de su casa en Stepanakert 

Y es precisamente Erdogan quien está ahora detrás de la agresión azerbayaní contra Armenia. Ante esa perspectiva, no es de extrañar que los armenios teman que puedan repetirse episodios similares a los de 1915-1918. No es descabellado sospechar que los azeríes, de etnia turca y musulmanes, tengan la intención de aniquilar o forzar a la huida a los armenios de Nagorno Karabaj para islamizar la zona. Y todo ello con la venia de Turquía y el armamento cedido por Erdogan. El tratado de paz que se ha firmado, siguiendo la política de los hechos consumados, ya ha forzado la huida de miles de armenios de sus casas ante el temor a las represalias azeríes.

Situación política en Azerbaiyán

En la anterior cita del artículo del profesor Artimian se exponía la asimetría de fuerzas militares y recursos, tanto humanos como económicos, de Armenia y Azerbaiyán. Este último dispone de grandes reservas petrolíferas, una pujante agricultura y es atravesado por varios gasoductos que parten del mar Caspio y terminan en el Mediterráneo, surtiendo de gas natural a los países europeos.  Su Producto Interior Bruto es más de tres veces superior al de Armenia. 

No son esas las únicas diferencias que separan a ambos países. Sus sistemas políticos y forma de gobierno también difieren de forma notable. Ilham Aliyev es el presidente de Azerbaiyán e hijo del anterior presidente del país y nunca ha ocultado el desprecio que siente por los armenios, declarando en público que "los armenios son sus mayores enemigos" o que "Armenia como país no tiene ningún valor". 
 
Aliyev lleva en el cargo desde 2003 y ha ganado cuatro elecciones consecutivas con más del 80% de los votos, lo cual suena como poco sospechoso. De hecho, todos los índices internacionales sobre libertad política y derechos civiles suspenden al país caucásico. La revista The Economist sitúa a Azerbaiyán en el puesto 129 de 167 en su "Democracy Index". La organización no gubernamentel Freedom House, dedicada a promocionar la democracia y la libertad política, ha calificado al país como "no libre". Según dicha institución, Azerbaiyán obtiene una puntuación de 6 en el índice de derechos políticos y de 5 en el de libertades civiles, siendo 7 el más autoritario y 1 el más democrático.

Y un último dato, este extraído de la clasificación mundial de libertad de prensa que elabora todos los años Reporteros sin Fronteras. De los 180 países incluidos en la lista, Azerbaiyán ocupa el puesto 168. Yemen, Guinea Ecuatorial o Somalia registran mayores índices de libertad de expresión que esta nación caucásica. De hecho, durante todo el conflicto se impidió el acceso de la prensa extranjera a Azerbaiyán y se han limitado varias redes sociales en el país. El bloqueo informativo como estrategia de guerra.

Situación política en Armenia

La situación política y el respeto a las libertades es muy distinto en Armenia. En el año 2018 tuvo lugar la que se conoció como "Revolución de Terciopelo en Armenia". Tras semanas de protestas, y sin disparar ni un solo tiro, los armenios lograron derrocar al presidente Serzh Sargsyan. En poder desde 2008, Sargsyan había pergeñado varias reformas constitucionales, recurriendo a diversas irregularidades, orientadas a perpetuarse en el poder. 

A la vista del fraude que se estaba tramando, el periodista Nikol Pashinyan echó a andar desde Gyumri, la segunda ciudad del país, junto a su perro y un grupo de seguidores. Al cabo de quince días llegó a Erevan, la capital del país, donde le esperaban miles de manifestantes, sobre todo estudiantes. Las protestas continuaron durante días hasta que Sargsyan dimitió y Pashinyan le sustituyó como presidente. Desde entonces, Pashinyan inició una serie de reformas orientadas a acabar con la corrupción endémica en el país, democratizar el Estado y desarrollar la economía.

El periodista Andrés Mourenza, corresponsal de El País en Turquía, viajó al país unos meses después de la revuelta. En la revista 5W publicó la crónica "Revolución milenial en Armenia", de la que entresacamos algunos párrafos: 

"Pashinyán ha sido siempre un verdadero dolor de muelas para la autoridad. Nunca terminó su carrera porque fue expulsado de la facultad de Periodismo, oficialmente por saltarse clases, pero según sus compañeros a causa de un artículo en el que denunciaba la corrupción de la universidad. A finales de la década de 1990 fundó un diario, que le cerraron un año después. Creó otro y continuó su cruzada contra el creciente autoritarismo. Después dio el salto a la política y en 2012 fue elegido diputado por el partido de Ter-Petrosyán, y al año siguiente fundó su propia formación, Contrato Civil.

Quienes lo conocen lo definen como un político liberal, populista y pragmático, y como un batallador incansable y carismático. “Defiende los derechos humanos, la meritocracia y la igualdad”, dice Arsen Jaratyán, compañero de partido"

"Definir el carácter de la revolución de Armenia es harto complicado. No está claro si es una revolución progresista, liberal, populista, derechista o todo a la vez. O nada de eso. El poeta Arto Vaun la ha definido como una “clase magistral de socialismo”, algo que se antoja audaz teniendo en cuenta quiénes son los partidos que apoyan al Gobierno de Pashinyán: la conservadora Próspera Armenia, la coalición liberal Yelq y la Federación Revolucionaria Armenia, que, aunque se declare socialdemócrata, se define más bien por su nacionalismo. El propio primer ministro ha dicho, con ese tono tan en boga en estos tiempos, que “la división entre derecha e izquierda ya no funciona”.

"Dentro del movimiento revolucionario hay quienes presionan para lograr mayores avances democráticos con propuestas clásicas de la izquierda. “Una de las partes clave de nuestro programa es la democracia directa. Durante veintipico años, no se ha escuchado la voz del pueblo, se le ha dicho al pueblo que era estúpido, que no sabía lo que le convenía, que no entendía de estas cosas... y eso es inaceptable. El artículo segundo de nuestra Constitución dice que el poder recae en el pueblo”, afirma Sona Ghazaryán, elegida concejala de la capital tras la revolución: “Uno de los valores de la revolución es involucrar a los ciudadanos en el proceso político, hacerles ver que tienen el poder de decidir. Y por eso nuestro compromiso es que para todas las decisiones importantes, también a nivel municipal, se consulte al pueblo mediante referéndum”.

Todos los avances e ilusiones de las jóvenes generaciones se ven ahora amenazadas por la guerra con el vecino azerí. El malestar generado por la firma del tratado de paz y la entrega de territorio armenio a Azerbaiyán está haciendo tambalearse la presidencia de Pashinyán. A las pocas horas de la firma del acuerdo, la ira de los armenios llevó a la multitud a asaltar diversos edificios estatales, incluyendo el parlamento nacional, pidiendo la dimisión del gobierno por "traicionar el país". El futuro político de Armenia es ahora mismo incierto.

Una guerra desigual

Azerbaiyán, con su superioridad militar y el apoyo armamentístico de Turquía, tuvo desde el principio la partida de su lado. En las pocas semanas que duró el conflicto no tuvo reparos a la hora de desplegar su tecnología militar, recurriendo incluso a armamento químico ilegal y bombas de racimo. Ya desde los primeros días de guerra fue una constante el uso de drones por ambos bandos, pero muy especialmente por parte de los azeríes. 

El periodista Pablo González, que pasó varias semanas sobre el terreno cubriendo el conflicto para la Agencia EFE, da cuenta de la aplastante superioridad de los azeríes en esta cuestión. El aliado de Erdogan dispone de los drones suicidas israelíes Harop y otros modelos de la misma nacionalidad  como el Orbiter y el Hermes, así como los propios turcos Bayraktrar TB12. El ejército armenio sólo dispone del Krunk, un dron de fabricación propia. Según fuentes consultadas por el periodista español, ese es un signo indudable de que Azerbaiyán se había preparado a conciencia para la guerra, comprando distintos tipos de drones tanto a Turquía como a Israel para distintas misiones tácticas.

El propio presidente de Azerbaiyán se congratuló de la eficacia de sus adquisiciones: "Gracias a los avanzados drones turcos propiedad del ejército de Azerbaiyán, nuestras bajas en el frente se redujeron".


Dron TB2 turco destruye tanque T-72 armenio. pic.twitter.com/rbp5b9l9EW El Druso (@Eldruso) September 28, 2020

También se han registrado estas semanas ataques azeríes con fósforo blanco sobre el Nagorno Karabaj. El fósforo blanco es un agente incendiario que puede causar quemaduras graves que producen una alta mortalidad debido a la absorción del fósforo en el cuerpo y el daño que producen en órganos internos. Este compuesto químico se utiliza para quemar los bosques en los cuales se esconden los civiles durante los ataques del ejército azerí.

El uso de municiones de fósforo está explícitamente prohibido por numerosos tratados internacionales. Su utilización constituye una violación del Derecho Internacional Humanitario, el derecho consuetudinario, las Convenciones de Ginebra y las convenciones pertinentes de las Naciones Unidas. “Estas municiones tienen claros efectos de destrucción masiva para el medio ambiente: ahora también se utilizan contra civiles por las fuerzas militares azerbaiyanas y en este contexto están prohibidas por el derecho internacional”, declararon los Defensores de los Derechos Humanos de Armenia y Artsaj.

Además de estas armas incendiarias, Amnistía Internacional y Human Rights Watch han denunciado el uso de municiones de racimo por parte del ejército azerí contra áreas residenciales. Estas municiones están prohibidas por un tratado internacional de la Convención sobre Municiones en Racimo, suscrito en 2008 por más de 100 naciones. Estas bombas de racimo suponen una grave amenaza para la población civil, ya que en su funcionamiento encadenan varias explosiones que pueden cubrir un amplio territorio. 

“Los niños empezaron a gritar y todo el mundo entró en pánico cuando las bombas empezaron a caer. Abrimos las ventanillas y vimos que los coches se estaban quemando. Vimos que tenían cositas rosadas que las hacían arder, así que corrimos al sótano”, contó una mujer de 69 años, habitante de Stepanakert, a la ONG Human Rights Watch a propósito de los ataques con bombas de racimo.

Según Amnistía Internacional, también el ejército armenio habría recurrido a este armamento contra civiles azerbayanos. Fue el pasado 28 de octubre en un ataque contra la ciudad de Barca que habría causado 21 muertos y casi 80 heridos.

 

Based on preliminary data, #Azerbaijan used banned white phosphorus munitions over #Artsakh/#Karabakh causing fires to forests next to civilian communities. In addition to #ecological disaster they aim at burning the people hidden in the forests. pic.twitter.com/dp4xYy0Mx5 — Artak Beglaryan (@Artak_Beglaryan) October 30, 2020

Darle alas a Turquía

Como era de suponer, la comunidad internacional ha afrontado esta guerra con absoluta indiferencia y pasividad, esta vez con la excusa de las elecciones USA. Como si no se diese cuenta de las gravísimas implicaciones políticas y estratégicas de este conflicto. Erdogan lleva ya unos meses con una actitud abiertamente desafiante hacia Occidente: la conversión de Santa Sofía en una mezquita, las descalificaciones contra Macron o las acusaciones de islamofobia contra la Unión Europea: "La situación de los musulmanes en Europa es parecida a la de los judíos antes del Holocausto", dijo hace unas semanas.

Y esta guerra en Nagorno Karabaj se enmarca dentro de esa misma estrategia turca de tensar la cuerda para ver hasta donde puede llegar. Parece mentira que los analistas y diplomáticos no sean capaces de verlo, y sí los ciudadanos armenios de a pie. Bernardo Álvarez-Villar entrevistó para Nortes a Karen Kachatryan, un empresario armenio que lleva una década viviendo en España y ve la situación de la siguiente manera:

Karen Kachatryan con la bandera de Armenia FOTO: Iván G. Fernández

"Si todo el mundo se queda callado y no hace nada, al final Turquía se va a meter más. Les abren una puerta que luego van a pasar. No es una guerra solo de los armenios. Azerbaiyán por sí misma no empezaría, empezó porque Turquía le dio alas. A Turquía le interesa porque quiere dominar más territorio y enseñar a todo el mundo que es un país potente. Turquía está jugando a un juego y metió a Azerbaiyan, pero Azerbaiyán es un soldado para Turquía".

El profesor Juan Pablo Artimian, a quien citamos al comienzo de esta entrada, resume de forma magistral el alcance de esta guerra en el Cáucaso:

"El peligro de esta nueva agresión militar, en un mundo atravesado por la pandemia y la crisis económica global, abre las puertas para que regímenes autoritarios y ultranacionalistas involucrados en esta guerra, como la Turquía de Erdogan, arrastren a los países a una conflagración de mayores dimensiones. Para los armenios la guerra se vive en una marco mental y emocional de supervivencia (...) El suministro de armamento, drones y terroristas enviados desde Siria vía Turquía para su involucramiento en el ataque contra los armenios muestra el interés de Ankara en el Cáucaso".

En un contexto global tan agitado como el de estos últimos meses, lo que estaba en juego en el Nagorno Karabaj era mucho más que el control de un territorio montañoso de escasa importancia estratégica. Se trataba, en definitiva, de que la comunidad internacional demuestrase su compromiso con la democracia y los derechos humanos y fuese capaz de pararle los pies al islamismo radical que Erdogan promueve desde Ankara. Al final no ha sido así.

Acuerdo de paz a la fuerza

Tras seis semanas de enfrentamientos desiguales, ambos contendientes llegaron a un acuerdo para poner fin a las hostilidades. Un acuerdo que entró en vigor el pasado martes 10 de octubre y que le concede a Azerbaiyán el dominio de los territorios que tomó en el transcurso de la contienda. Armenia se ha visto obligada a retirarse de varias zonas que controlaba, y se acordó que se desplegasen en la zona tropas rusas para garantizar el cumplimiento de los acuerdos.
 
"Esta no es una victoria, pero no hay derrota hasta que te consideras derrotado", reconoció el presidente armenio. También  Arayik Harutyunyan, líder armenio de Nagorno Karabaj, tuvo que admitir que no les quedó más remedio que firmar la paz ante la aplastante superioridad del ejército azerí. Pocos días antes de la firma del tratado de paz los azeríes conquistaron Shusha, la segunda ciudad de la región, y los armenios no tenían posibilidades de seguir resistiendo.

Entre las condiciones del trato, Armenia pierde el control sobre los siete distritos azerbaiyanos adyacentes a Nagorno Karabaj y también la segunda ciudad del enclave, Shushá -o Shushi para los armenios-, que se encuentra a solo 11 kilómetros de la capital, Stepanakert.
 
Pese a que el conflicto ha sido breve, los muertos se cuentan por miles. La portavoz del ministerio armenio de Salud, Alina Nikoghosian, informó el 14 de noviembre de que "nuestro servicio forense ha examinado los cuerpos de 2.317 militares muertos, incluyendo cuerpos no identificados”. Azerbaiyán no ha aportado datos sobre el número de bajas militares en sus filas.
 
No hay cifras exactas sobre las víctimas civiles de la guerra. Se estima que estas seis semanas de guerra han perdido la vida unos 60 civiles azeríes y 45 armenios. Las vidas inocentes que siempre se cobran las guerras. 

10 de noviembre de 2020

Vocabulario Fundamental. Maldad (6) Las raíces del mal

¿El criminal nace o se hace? Investigadores en criminología coinciden en atribuir la violencia en el individuo a la combinación de tres factores: la genética, la primera infancia y la situación material, social y/o emocional. El estudio de las biografías de asesinos en masa como Anders Behring Breivik, autor de los ataques de Oslo y Utoya en 2011, es clave. Documental de ARTE dirigido por Gerrit Jöns-Anders y Amrei Topçu en 2020.

2 de noviembre de 2020