Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

20 de agosto de 2011

Vocabulario Fundamental. Iglesia (4) Estos son los pecados del Papa

Hoy, 20 de agosto, con la alegre (y muy leída) muchachada católica recorre Madrid cantando eso de "esta es la juventud del Papa" y demás joviales proclamas, con el mismo Ratzinger pidiendo "radicalidad cristiana" frente al rechazo de la fe y con la Policía Nacional actuando a juego con el evento repartiendo bien de hostias a quien proteste contra él, queremos ofrecerles este revelador documental de la BBC que descubre las maniobras de ocultación de la jerarquía católica para encubrir décadas de masivos y execrables abusos sexuales y de poder a escala global, que aún se siguen produciendo. Todo esto siendo el actual Papa cómplice activo de estos terribles crímenes, tanto en su anterior etapa como cardenal como ahora, siendo el principal jerarca (o hemos de decir "capo"?) de esta Iglesia católica que tanto debería indignar a los auténticos creyentes y tanto avergonzaría a quienes la fundaron, hace dos milenios.


Un documental que resulta de la intensa labor de investigación en cámara oculta de manos de un equipo de la BBC, para descubrir cómo el Vaticano y el Papa Benedicto XVI constituyen el núcleo de una política internacional que pretende cubrir el abuso sexual a menores por parte de la Iglesia Católica.

El programa profundiza en la investigación de un importante documento conocido como Crimens Sollicitationis. Un documento secreto que resume el procedimiento a seguir por los sacerdotes frente a posibles alegaciones de abuso sexual a menores en contra de la Iglesia Católica.


Crimens Sollicitationis fue escrito y distribuido por primera vez en 1962; y hacía jurar a todos los obispos católicos mantener el secreto sobre cualquier asunto en relación a este tipo de alegaciones, bajo pena de excomunión. Recientemente, en el 2001, el cardenal Joseph Ratzinger lo volvió a distribuir a todos los sacerdotes. Por otra parte, el documental denuncia varios casos que han concluido con la exportación de algunos curas acusados de abuso infantil en el mundo desarrollado, hacia los sacerdocios sudamericanos y el mundo subdesarrollado. Estos traslados, realizados bajo la autoridad del Vaticano, han permitido que algunos de estos curas sigan cometiendo delitos sexuales.