Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

10 de julio de 2019

Un mundo mejor es posible (51) Compañeros del metal: Alex Domínguez y la fraternidad


Una de las fotos más emocionantes del año es del fotógrafo Dani Cruz y se dio en el festival de música heavy-metal Resurrection Fest en Viveiro (Lugo) cuando los asistentes al concierto de Arch Enemy auparon espontáneamente a Alex Dominguez, un joven riojano con parálisis cerebral que había decidido salir de la zona reservada a la movilidad reducida para vivir el concierto donde el mogollón. Una imagen plena de felicidad, de éxtasis, de solidaridad y camaradería, una imagen para recordar. Gente que mola. 




“Vi a un compañero, que hizo un gesto, me di la vuelta y no lo pensé mucho: vi a Álex, subí a la valla y disparé. Fue una reacción automática… No me paré a pensarlo”. Dani Cruz es un fotógrafo que este fin de semana, en el Resurrection Fest, captó una de las imágenes más emocionantes de esta temporada musical. En su instantánea se ven riesgo, pasión, euforia, respeto, fraternidad y asombro. “Viendo la repercusión que ha tenido, sí me planteo presentarla a algún concurso fotográfico”, comenta el fotógrafo a El Confidencial. De momento, en la red está arrasando y mediáticamente —de puertas hacia fuera del festival— la imagen ha superado a lo vivido sobre el escenario, en el que Slipknot fue la mayor atracción.

Álex Domínguez es un metalero más que acudió este pasado fin de semana a la decimocuarta edición del Resu (en Viveiro), estudiante de Derecho por la Universidad de La Rioja y con movilidad reducida. Durante el concierto de Arch Enemy pidió a los asistentes que tenía a su lado si le podían levantar para vivir más intensamente el concierto y así lo hicieron. En ese instante coincidieron la euforia del fan y la cámara del profesional para dejar una fotografía magnífica.

“Luego hablé con él para saludarle y pedirle su 'e-mail' para enviarle la foto. Me dijo que estaba contento con la foto y que quería intentar hacer lo mismo con Lamb of God. Y lo hizo [también con Trivium], pero con Arch Enemy fue la vez que más se acercó al escenario y coincidió que ocurrió durante las tres primeras canciones, cuando los fotógrafos podemos estar en el foso para realizar las fotos al grupo”, señala Dani, que por primera vez acudía como fotógrafo oficial del Resu.

Lo que hizo Álex, pedir al público que le levante y le lleve en volandas hasta el foso de delante del escenario, es una práctica habitual en este tipo de festivales, lo que hace especial el momento fue que no era normal ver a una persona en silla de ruedas… Por supuesto, el Resu tiene zona de movilidad reducida, pero Álex quiso implicarse y vivir el momento más intensamente, algo para lo que no todos están preparados...

La imagen llena de orgullo al organizador

El caso de Álex es un ejemplo más que demuestra que el público que asiste al Resurrection se siente como una gran comunidad, donde priman el compañerismo y la solidaridad entre sus asistentes. Gracias una vez más por dar una lección de comportamiento y civismo durante todo el festival, por otro año más con cero incidentes, y ya van 14. Sois el mejor público del mundo”, añade Iván Méndez, uno de los organizadores de este multitudinario evento que comenzó siendo la fiesta de un pueblo y ha terminado en uno de los gigantes de España… y Europa.