Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

5 de diciembre de 2008

Boris Vian, escritos pornográficos (y valses)

Bea Contel nos regala una magnífica entrada sobre el patafísico Boris Vian ("Que se mueran los feos", "El lobo hombre"-que inspiró la canción Lobo hombre en París-, "Escupiré sobre vuestra tumba"...) así que reproduzco su mail. Muchas gracias Bea.

Te envío una nueva entrega de poesía, de uno de mis escritores preferidos, Boris Vian, más conocido por su prosa, aunque está llena de fragmentos ¡extraordinarios!!Tiene por ahí cositas, como un librito llamado "Escritos pornográficos", aunque sólo he encontrado trocitos por Internet, del que te envío un poemita, en francés, si'l vous plaît, y una traducción al castellano:


Indécent sonnet (Soneto indecente)

Rêveuse, elle songe (Soñadora, sueña)
Par les contrevents (Por los postigos)
Le soleil levant (El sol del amanecer)
Près d'elle s'allonge (Cerca de ella se acuesta)

Telle dans un songe (Como en un sueño)
Je la vois souvent (La veo a menudo)
Mirage énervant (Espejismo irritante)
Chimère, mensonge (Quimera, mentira)

La claire santé (La luminosa salud)
De la rose thé (De té rosado)
Colore sa joue (Colorea su mejilla)


Et sur son corps un (Y sobre su cuerpo desnudo)
Le soleil se joue (El sol se ríe)


Tiene otros poemitas preciosos, como este vals, (La vals jaune)¡he de reconocer que me encantan los valses!


VALS AMARILLO

Hay sol en la calle
Me gusta el sol pero no la gente
Y estoy escondido todo el tiempo
Tras los postigos de acero negro
Hay sol en la calle
Me gusta la calle cuando está dormida
Y espero a que se desvanezca el día
Y al fin voy soñando por las aceras
Y el sol
Al otro lado del mundo
Baila un vals rubio
Con la tierra redonda redonda redonda
El sol
Radiante como un fauno

Baila un vals amarillo
Para los del otro lado del cielo
Pero yo sólo tengo noche en mi bolsillo
Y la luna que acerca
Las sombras al borde del tejado
Veo volar todos los sueños
En ráfagas lentas
Que se pierden allá abajo
Y el sol
Da la vuelta a la tierra
Y regresa
Y entonces la calle se llena de trabajo y de ruido
Entonces...
Por eso desconfío
Yo me voy a la cama

Porque la vida es trabajo
No me gusta el trabajo pero amo la vida
Y voy a ver a qué se parece
Sin dar golpe, sin hacer demasiado
Los hay que no comprenden la vida
A las seis de la mañana ya están levantados
Lo cual no hace ninguna gracia ciertamente
Lo cual desagrada casi tanto como la llovizna.


Y un video recitado de éste y canción.

El primer libro que leí de Boris Vian fue La espuma de los días (L'écume de les jours, nunca entenderé cómo no existe un perfume con este nombre) del que te envío un trozo precioso donde habla de Clhoe, ese personaje femenino inspirado en la música de Duke Ellington.


"- Bebe-dijo Colin.


Bebieron los dos. El resplandor quedaba adherido a sus labios. Colin volvió a encender las luces. Parecía dudar si quedarse en pie.

-Una vez al año no hace daño-dijo- Creo que podríamos terminar la botella.

-¿Y si cortáramos la tarta? –dijo Chick.


Colin cogió un cuchillo de plata y se puso a trazar una espiral sobre la blancura pulida de la tarta. De repente se detuvo y miró su obra con sorpresa.

-Voy a probar una cosa- dijo.

Tomó una hoja de acebo del ramo de la mesa, y con una mano, asió la tarta. Haciéndola girar rápidamente sobre la punta del dedo, colocó, con la otra mano, una de las puntas del acebo en la espiral.

-¡Escucha!- dijo.

Chick escuchó. Era la canción Chloé en la versión arreglada por Duke Ellington.

Chick miró a Colin.
Estaba tremendamente pálido.

Chick le quitó el cuchillo de la mano y lo hincó con ademán firme en la tarta. La cortó en dos y, dentro de la tarta vieron que había un nuevo artículo de Partre para Chick y una cita con Chloé para Colin. "



Y una maravillosa reproducción del "pianococktal"