Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

17 de julio de 2009

El avispero afgano (1) Morir en Afganistán

16/07/2009 Hace una semana morían, en 24 horas, ocho soldados británicos en Afganistán convirtiéndose en la jornada más sangrienta para las tropas de este país desde que comenzó la guerra en el país asiático, hace ya casi ocho años. La mayoría, por cierto, de esos muertos (y de muchas otras bajas de la coalición internacional) lo fueron por explosivos colocados en las carreteras, auténtica némesis para los soldados occidentales, tanto en Irak como en la guerra contra los talibán. No parece una cifra disparatada si tenemos en cuenta que sólo en el primer día de la batalla del Somme, en julio de 1916, el ejército británico sufrió más de 57.000 bajas, con casi 20.000 muertos, pero afortunadamente, desde entonces el precio de la vida de los soldados propios ha subido mucho, al menos en Occidente.

Al respecto de esta noticia y de la nueva estrategia a seguir en la guerra afgana, les ofrecemos el estupendo artículo de Carlos Mendo "Morir en Afganistán" publicado el día 16 de julio en El País. Francamente, como se expresa en este artículo y como ya hemos expuesto en alguna otra entrada de este blog, pensamos que en el país afgano nos la estamos jugando todos y algunos países europeos y de la OTAN, como sin ir más lejos España, deberían ayudar más al esfuerzo bélico de Estados Unidos y Gran Bretaña ya que, insistimos, del resultado de esta guerra va a depender mucha de la seguridad, no sólo del desdichado pueblo afgano sino también de todos los países amenazados por el terrorismo islamista radical, que son muchos y España uno de los que más.

Esta muy bien ir allí con lo justo para levantar algunas escuelas, adiestrar algunas tropas afganas y controlar con tibieza la zona que se nos ha asignado, pero señores, aquella es una guerra con mayúsculas y no se puede ir a en plan lapuntitanadamás. Porque tenemos aliados que es ahora cuando necesitan que les ayudemos y porque a los talibán y a los terroristas de Al Queda se la trae muy floja esa cosa tan bienintencionada como difusa de aliar civilizaciones. Si los primeros pueden volver a esclavizar a todo su país con su demente visión del mundo y la vida, lo harán, si los segundos pueden activar una célula terrorista en París, Londres o Madrid para causar una carnicería en un tren, también lo harán. Aunque sólo sea por eso, porque esta guerra no podemos,
y a Occidente me refiero, permitirnos perderla, España debería mojarse de una vez. (Fotos: http://www.boston.com/bigpicture)

Carlos Mendo - Morir en Afganistán
Afganistán ha costado ya al Reino Unido más bajas mortales que Irak. Concretamente, hasta ayer, 184 muertos, cinco más que los registrados en los seis años de estancia británica en la antigua Mesopotamia. En porcentajes, las bajas británicas, con una presencia militar en el país de 9.000 hombres, son superiores a las sufridas por Estados Unidos, que han perdido 732 hombres de un total de 50.000 efectivos desplegados en Afganistán. No es de extrañar la conmoción que sacudió el país al anunciarse la pérdida de 15 nuevos soldados en los últimos 10 días. El primer ministro, Gordon Brown, acudió inmediatamente a la Cámara de los Comunes dar explicaciones. ¿Qué hizo la oposición, afortunadamente no compuesta por pacifistas selectivos como los que padecemos en España? Naturalmente, no criticar la guerra, ni la presencia militar británica en Afganistán, sino acusar al primer ministro laborista de "negligencia en el cumplimiento del deber" (palabras del líder conservador, David Cameron) por no suministrar a las tropas el equipo necesario para su seguridad, acusación a la que se sumó en términos parecidos el jefe de los liberales, Nick Clegg. Naturalmente, Brown negó las acusaciones y afirmó que los efectivos británicos estaban perfectamente equipados para desarrollar su labor. Mi compañero Walter Oppenheimer ya relató el martes el desarrollo de la sesión parlamentaria.
Lo que me interesa destacar de la intervención de Brown es una frase, que recoge el mensaje que los gobiernos de los 25 países integrados en la ISAF (acrónimo inglés de las fuerzas de la OTAN en Afganistán) deberían estar lanzando constantemente a sus ciudadanos y que no lo hacen., unos por falta de convicción en los fines de la misión y otros, por razones puramente electorales. Dijo Brown: El objetivo de nuestra presencia es "hacer de Gran Bretaña y del mundo un lugar más seguro".

Es precisamente ese concepto de seguridad en casa lo que debería mover a los países europeos a terminar con su actual cicatería en medios humanos y financieros y apoyar sin reservas los esfuerzos anglo-americanos para derrotar definitivamente a la insurgencia talibán. Afganistán queda geográficamente muy lejos. Pero un gobierno talibán en Kabul, con sus consecuencias en el vecino Pakistán y la reaparición física de Al Qaeda, daría alas al yihadismo para perpetrar nuevos atentados terroristas en Occidente. Así lo entendió el presidente Obama al rendir tributo a las recientes bajas británicas. "No podemos permitir que Afganistán o Pakistán se conviertan en un santuario desde donde Al Qaeda pueda volar con impunidad metros en Londres o edificios en Nueva York". Y trenes en Madrid, completaría yo. Porque a los españoles nos afecta muy directamente un eventual resurgimiento de Al Qaeda, que no sólo está escondida en las montañas de Bora Bora y en el Waziristán paquistaní. Su franquicia AQIM (Al Qaeda en el Magreb) está operando cada vez con más intensidad en el norte de Africa, desde Argelia a Mali y Mauritania. Y no hay que olvidar las amenazas del segundo de Osaba bin Laden, el egipcio Ayman Al Zauahiri, contra la presencia española en Ceuta y Melilla.
Como tampoco hay que olvidar que una cosa es el Obama de los discursos ciceronianos, que expresan una filosofía futura de paz y entendimiento mundiales, y otra, su defensa diaria de los intereses estratégicos de Estados Unidos, entre los que figura de forma primordial la victoria en Afganistán y la estabilización de Pakistán. Los aviones no tripulados del "pacifista" Obama bombardean a diario el Waziristán paquistaní y, por si su postura sobre la integridad de Georgia no hubiera quedado clara en su visita a Moscú, el martes un crucero estadounidense fondeó en aguas georgianas coincidiendo con la visita del presidente Dmitri Medvédev a una base rusa en el territorio secesionista de Osetia del Sur.

Si Europa no pone su casa en orden y no adopta una postura unificada de cooperación en Afganistán, Washington tomará nota y las aspiraciones europeas de influir en las futuras decisiones estratégicas de Estados Unidos serán nulas. Los líderes europeos deben saber que el problema afgano no tiene soluciones a corto plazo. Su solución es una cuestión de tenacidad y paciencia. Las elecciones presidenciales y provinciales del próximo mes son vitales par la futura estabilidad del país. Pero, aunque salgan bien, sólo supondrán el fin del principio. La reconciliación nacional es el objetivo final. Y ese objetivo se consigue asegurando un mínimo de seguridad a la población, imposible de conseguir sin una disuasoria presencia militar en todo el territorio y, principalmente, en los reductos rebeldes de Helmand y Kandahar al sur y este del país.