Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

29 de julio de 2011

Vocabulario Fundamental. Verano (5) Veranos literarios

Servimos de mera correa de transmisión a la última e interesante entrada del blog literario de El País Papeles Perdidos que recorre algunos célebres veranos de la literatura y que además adorna nuestro blog con un lindo cuadro de Joaquín Sorolla, pintor de veranos y luz. Con ella les dejamos.


El verano literario de tu vida


¿En qué episodio o pasaje descrito en una novela o cuento te hubiera gustado o te gustaría vivir? Esa es la pregunta que formulo a ustedes, los lectores de Papeles perdidos, y que servirá de prólogo a la serie Veranos literarios que empezará este lunes 1 de agosto. Es el segundo año que propongo, en este blog de Babelia, que visitemos los periodos estivales narrados por algunos de nuestros escritores preferidos. Y qué mejor manera de inaugurar este viaje que soñando nosotros mismos con ser testigos de cuerpo presente en libros, capítulos o pasajes veraniegos de obras literarias. Un recorderis a algunos de estos veranos pueden ser viendo la serie del año pasado en la cual comenté, y comentamos todos, 19 veranos literarios que pueden ver pulsando aquí.

Para empezar este recorrido literario he invitado a Javier Reverte, un gran periodista, viajero y escritor que ha vivido muchos y variados veranos de verdad en diferentes lugares del mundo. Reverte, que ha pubicado recientemente En mares salvajes. Un viaje al Ártico (Plaza yJanés) comparte con nosotros cuál es ese verano de ficción que él hubiera querido vivir y por qué. Escuchémoslo y viajemos un momento con él: "Yo siempre he imaginado, aunque Homero no nos lo diga, que Ulises cruzó en su barco frente a la isla de las Sirenas un mes de verano. Y a mí me hubiese gustado estar a su lado, atado al mástil de la nave, y oyendo el canto de aquellos seres hermosos y terribles, las sirenas, que prometían a los viajeros revelarles todos los secretos de la vida, para atraerlos a sus costas y devorarlos. Iría, ya digo, como Ulises, atado, mientras sus compañeros remaban con tapones de cera en los oídos. ¡Quién no querría haber escuchado el canto de las sirenas!." El año pasaso uno de los veranos literarios fue precisamente la Odisea que puedes ver aquí.
¿Y tú? ¿Cuál es el verano literario de tu vida? Más pistas, ¿Acaso ser uno de los invitado a a las fiestas de El gran Gatsby, de Fitzgerald?, ¿O bañarse en el mar de Mishima de El rumor del oleaje?, ¿O recorrer la Sicilia de El Gatopardo, de Lampedusa? ¿O acompañar a Proust en sus lecturas en Combray recordadas en En busca del tiempo perdido? ¿O perderse en el bosque de El amante de Lady Chaterley, de Lawrence? ¿O caminar en las campiñas de la mano de Austen en Orgullo y prejuicio? ¿O aventurarse con Don Quijote en los campos de Castilla, contados por Cervantes? ¿O presenciar el agosto en que se desata la sexual y cruel apuesta de Las amistades peligrosas, de Choderlos Delaclos? ¿O navegar con Melville tras Moby Dick? ¿O visitar a Dinesen a los pies de las colinas de Ngong en Memorias de África? ¿O caminar por el Nueva York de Wharton en La edad de la inocencia? ¿O ver cómo se vive Coetzee la década de sus 30 años en Verano? ¿O desafiar muchas cosas como hizo Jim en La isla del tesoro, de Stevenson?
En fin, tantos periodos estivales eternizados por la maestría de escritores de todo el mundo. En muchos de ellos he estado cuando los leía, en varios de ellos me hubiera gustado vivir. Seguro que ustedes también. ¿En cuál de ellos, y por qué?
PD: A partir de la próxima semana, de lunes a viernes, empezará la serie Veranos literarios. El modelo será el mismo del año pasado: cada día elegiré el pasaje literario de alguna novela o cuento, lo comentaré y luego ustedes completarán el post con sus opiniones tanto de este pasaje como del libro.

Imagen: Balandrito, de Joaquín Sorolla.