Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

29 de diciembre de 2011

Estupor y Temblores (16) Los nazis y la solución final

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial y según los ejércitos de Hitler iban conquistando la Europa continental, unidades de las SS o unidades especiales de la Wehrmacht realizaban el censo de los judíos de los países ocupados tras lo cual se encargaban de encerrarlos en guetos o ir masacrándolos para poder establecer ciudades "Judenfrei", es decir, libres de judíos. Sin embargo los primeros métodos de aniquilamiento como fusilamientos, tiros en la nuca, despeñamientos o ahorcamientos no lograban disminuir de forma significativa el gran número de judíos que existía, sobre todo en el este de Europa. Es por ello que fueron reemplazándose por otros formas de asesinato múltiple como ahogamientos masivos en ríos o pantanos, encerrar a los prisioneros en camiones con los tubos de escape conectados a la caja donde se encontraban, cámaras de electrificación, hacinamiento en los vagones que los transportaban etc. O simplemente matándolos de hambre.

Sin embargo, estos métodos aún no conseguían las cifras de muertos que exigían los jerarcas nazis para la desjudeificación de Europa, además de marcar psicológicamente a los soldados encargados de las ejecuciones. Es por ello que se idearon las primeras cámaras de gas, toscos habitáculos de apenas 25 m² conectados con escapes de camiones diesel que ahogaban con monóxido de carbono a tandas de 500 a 700 prisioneros.


Tras los buenos resultados de este último método, los nazis lo sofisticaron y vieron en él el instrumento ideal para implementar la "Solución final", el plan ideado por los altos jerarcas nazis para extirpar sistemáticamente al pueblo judío de Europa, además de otros grupos humanos indeseables como gitanos, homosexuales, discapacitados físicos y mentales o comunistas.

Se crearon entonces grandes campos de trabajo y exterminio con cámaras de gas sólidas y dotadas de simuladas duchas por las que se introducía el gas Zyklon-B. El proceso para morir estaba concienzudamente estudiado. Primero y tras la selección de los prisioneros sentenciados, los que no podían ser explotados como trabajadores esclavos, eran llevados mediante engaños a unas habitaciones en las que se les obligaba a desnudarse bajo el pretexto de someterlos a unas duchas de desinfección y limpieza. Cuando ya estaban todos hacinados en la cámara, esta se cerraba con puertas metálicas y estancas y comenzaban a expandir el gas por las duchas; los gritos de horror eran espantosos mientras los SS observaban por las mirillas o ventanucos de la cámara la lenta y dolorosa agonía de la muerte.


Una vez que todos estaban muertos y el gas se había disipado, se abría otra puerta por la que los sonderkommandos (prisioneros obligados a trabajar para los nazis) arrancaban las piezas dentales de oro y recogían anillos y pequeñas joyas que escondían en los orificios vaginales o anales. Tras este proceso, los mismos sonderkommandos los introducían en los hornos crematorios para incinerar los cadáveres. Eficiencia germana al servicio de la muerte que sembró Europa de centros de exterminio, campos de trabajo y concentración (hasta ¡¡15.000!! según datos de Wikipedia) y rutas de deportación.

Para conocer más sobre estos siniestros pudrideros de la condición humana les ofrecemos, en la séptima entrada de nuestra serie Estupor y Temblores, la magnífica serie documental de la BBC "Auschwitz. Los nazis y la solución final". En los seis capítulos que la componen se narra la historia de este tristemente célebre campo de trabajo y exterminio ubicado en las cercanías de la ciudad polaca de Cracovia desde su apertura en mayo de 1940 hasta el 27 de enero de 1945, cuando fue liberado por el ejército soviético, como epítome de aquellas sucursales del infierno creadas por una ideología demente y fanática.

Auschwitz. Los nazis y la solución final


El 27 de enero de 2005 se conmemoró el 60 aniversario de la liberación del campo de Auschwitz por parte del ejército soviético. Situado en un lugar muy céntrico y bien oculto, era la ubicación ideal para la Solución Final de Hitler al Problema Judí­o. Las estimaciones más conservadoras indican que el número de ví­ctimas fue de 2,5 millones; el número real podrí­a ser de hasta 4 millones, pero nunca se sabrá. Lo que sí­ que se sabe es que una nación aparentemente civilizada intentó exterminar a una raza entera, y que fabricaron pantallas para lámparas con piel humana y mantas con pelo humano. Pero, ¿qué pudo hacer que las personas actuaran con tanta frialdad?, Y lo que es más importante, í‚¿cómo se pudo permitir que sucediera algo así­?.

La BBC, en coproducción con Sagrera TV, S.A. ha producido una serie documental de 6 capí­tulos para intentar dar una respuesta a todas estas preguntas. Penetrar en la mentalidad de los perpetradores y entender por qué más de un millón de personas fueron asesinadas en este lugar. 


Tanto el film como la serie presentan metraje de archivo de Auschwitz filmado especialmente y de emplazamientos de Europa Occidental y del Este, junto con entrevistas a antiguos miembros del partido nazi y ví­ctimas del régimen. También hay algunas reconstrucciones dramáticas, especialmente el testimonio de los que trabajaron en el campo. Todos los actores hablan alemán (para aumentar el efecto de realismo) y sólo algunos se subtitulan. Los espectadores pueden seguir la narración mediante la voz en off. Además, por primera vez en televisión, se utilizan las técnicas gráficas por ordenador más avanzadas para reconstruir el campo en pantalla y ver los lugares que los nazis quisieron ocultar al mundo para siempre.


El asesor histórico más importante de proyecto ha sido el Profesor Ian Kershaw, autor de la biografí­a de Adolf Hitler ganadora de premios y uno de los expertos en el Tercer Reich más destacados. El productor, escritor y guionista de la serie es Laurence Rees, Director Creativo de los Programas de Historia de la BBC. El último proyecto de importancia en el que los dos trabajaron juntos fue "The Nazis-A Warning From History", una serie que ganó ocho premios internacionales incluyendo un BAFTA y un Peabody y que se vendió a más de 30 paí­ses.


1. Principios sorprendentes

¿Porqué se eligió Auschwitz como campo de concentración? ¿Y porqué durante seste período de 18 meses se produjo un aumento radical de la violencia contra todos los opositores del estado nazi? Las nuevas investigaciones destacan la importancia de entender lo dura que fue la lucha que el Ejército Alemán llevó a cabo en su cruzada contra la Unión Soviética durante el verano de 1941.



El complejo de Auschwitz estaba constituido principalmente por tres campos:

Auschwitz I. Abierto el 20 de Mayo de 1940. El campo principal, donde murieron cerca de 70.000 hombres, al principio prisioneros de guerra y enemigos políticos polacos y soviéticos; después judíos y resistentes de todas la nacionalidades.

Auschwitz II (Birkeneau). Abierto el 8 de octubre de 1941, campo de concentración y centro de extinción inmediata en el que murieron más de un millón de personas, judíos en su inmensa mayoría y gitanos.

Auschwitz III (Monowitz). Abierto el 31 de mayo de 1942 Un campo de trabajo para las fábricas IG Farben (Interessengemeinschaft Farbenindustrie), el complejo químico más importante del mundo en la segunda guerra mundial. Estos 3 campos fueron completados por una cincuentena de pequeños campos dispersos por la región y colocados bajo la misma administración.



2. Órdenes e iniciativas

Este fue el periodo crucial de toma de decisiones del Holocausto que rodeó los planes secretos de Hitler, Himmler y Heydrich. En Enero de 1942, en la Conferencia de Wannsee los nazis intentaron organizar un sistema viable para hacer algo que nunca antes se había intentado: la exterminación mecanizada de todo un pueblo. En Auschwitz se construyeron las primeras cámaras de gas y se desarrolló el uso del gas Zyklon B. Llegaron médicos alemanes para supervisar quién debía vivir o morir.


3. Las fábricas de la muerte



Este capítulo examina el complejo sistema de exterminación que se propagó por toda Europa, con Auschwitz como punto central. En marzo de 1942, el primer transporte de hombres, mujeres y niños judíos salió de Drancy, en las afueras de París, hacia Auschwitz. Mientras tanto, la exterminación funcionaba a pleno rendimiento no sólo en Auschwitz, sino también en otros campos de exterminio como Treblinka y Belzec.


4. Corrupción


Auschwitz era un campo diferenciado en el estado nazi por su carácter híbrido al funcionar como el único centro que era a la vez campo de concentración y de exterminio. El motivo era simple: el dinero. En Auschwitz, las SS querían matar a los "comedores inútiles" al instante y hacer trabajar a los demás hasta la muerte en lugares como la fábrica de aceites sintéticos de IG Farben. Mientras tanto, las SS se beneficiaron de las pertenencias de los que mataban, hasta el punto de que en el verano de 1943 se inició una investigación sobre la corrupción en el campo y el comandante Rudolf Höess fue destituido. En el resto del mundo había una nación, Dinamarca, que se resistió a entregar a sus judíos a Auschwitz y lo consiguió. ¿Por qué?.



5. Muerte descontrolada

En la primavera de 1944, los aliados ya conocían la existencia del campo. Pero a pesar de las dolorosas súplicas de los líderes judíos, británicos y americanos decidieron no bombardear las vías de ferrocarril que conducían a Auschwitz ni las cámaras de gas. ¿Por qué? Ese verano, cuando el mecanismo de matar se había perfeccionado, cientos de miles de judíos húngaros fueron transportados a Auschwitz. En otoño se vio el único acto significativo de resistencia en la historia del campo, cuando algunos Sonderkomando se rebelaron. Todos fueron asesinados, pero sorprendentemente algunos escribieron sus experiencias secretas en documentos que han salido a la luz y se han estudiado después de la guerra.




6. Liberación y venganza


Cuando a mediados de enero el Ejército Rojo se acercaba a Auschwitz, cientos de prisioneros fueron obligados a caminar sobre la nieve hacia el oeste en lo que se llamó la "Marcha de la Muerte". Los que caían eran asesinados. Otros prisioneros fueron enviados al Oeste en vagones de tren abiertos. De los 4.000 que fueron enviados a Nordhausen, 600 murieron durante el trayecto. El 27 de enero de 1945 el Ejército Rojo liberó el campo y encontró 7.600 supervivientes. En este momento, todo el mundo conoció el verdadero horror del campo. Y empezó la búsqueda de los culpables.