Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

3 de enero de 2012

Ciclo de cine europeo (10) 'Amélie', de Jean-Pierre Jeunet


Para nuestra octava entrega de nuestro ciclo de cine europeo les ofrecemos, por supuesto en versión original subtitulada, Amélie (Le fabuleux destin d'Amélie Poulain) película dirigida por Jean-Pierre Jeunet en 2001, co-escrita por el director y Guillaume Laurant y protagonizada por Audrey Tautou. Jeunet (que ya había dirigido junto a Marc Caro otra master piece como era "Delicatessen" y la apreciable pero no tan conseguida "La ciudad de los niños perdidos") logra en su segunda cinta en solitario un prodigio de lírica, inteligencia, magia e ironía para contar la historia de una chica que descubre que su objetivo en la vida es intentar arreglar la vida de quienes va encontrando en su camino sin que se den cuenta. Una película compleja en su sencillez, pequeña pero desbordante de imaginación, poesía y optimismo. Y con una gran banda sonora de otro genio francés, Yann Tiersen. Imprescindible Amélie.




Amélie : Texto H2O Magazine

Amélie es una camarera del bar 'Los Dos Molinos' en el barrio parisino de Montmartre. Tras una fachada de aparente normalidad se oculta una infancia bastante difícil. Amélie fue testigo del intento de suicidio de su pez de colores, vio como su madre moría aplastada por una turista en Notre-Dame y como su padre se dedicaba en cuerpo y alma a un gnomo de jardín... Pero ahora nada de eso importa porque Amélie ha descubierto cual es su función en la vida...

Genial. Sencillamente genial. La cuarta película del director galo se descubre, sin duda, como la mejor de cuantas ha realizado hasta la fecha. De hecho me atrevería a afirmar que nos encontramos ante la mejor película del cine francés de los últimos tiempos. Lo cierto es que describir la magia que emana de esta película en palabras resulta bastante difícil... La historia que nos narra 'Amélie' es un cuento de hadas desbordante de optimismo en el que se nos presentan una serie de personajes que, a la vez que extraños, nos resultan entrañables. De hecho la película, excepción hecha del sentido del humor, resulta diametralmente opuesta a las anteriores incursiones del director donde los personajes estaban mucho más esquematizados y cuyos sentimientos no tenían realmente un peso importante en la trama.

En 'Amélie', los personajes tienen una gran riqueza de matices y el desarrollo de la película se centra básicamente en ellos. No nos encontramos ante el debut de inmensa imaginería visual que fue 'Delicatessen', ni ante el oscuro cuento que fue 'La Ciudad de los Niños Perdidos' ni tampoco ante una superproducción de la talla de 'Alien: Resurrección'. Nos encontramos ante una película pequeña pero enorme en su interior. Los tenebrosos parajes de sus anteriores films son aquí sustituidos por un París lleno de luz y de vida. Tiene esta película la capacidad de transmitirnos algo que nos hace ver la vida con otros ojos. Nos muestra la importancia de los pequeños detalles que quizás a veces no percibimos pero que son la esencia de la vida. Nos enseña como cada persona es un mundo por descubrir y como merece la pena seguir los sueños y las ilusiones que todos tenemos. 


Jean-Pierre Jeunet ya había conseguido un enorme éxito de crítica con algunas de sus anteriores películas pero 'Amélie' ha supuesto un fenómeno social en toda Francia con 7 millones de espectadores hasta la fecha solo en el país galo. También ha cosechado bastante éxito en el resto del continente aunque, desgraciadamente, su proyección se verá relegada en muchas ciudades casi con total seguridad a salas de versión original debido a su carácter de película no-americana como viene siendo costumbre... Esta importante aceptación por parte de crítica y público se ha traducido, de momento, en algunos galardones como el Primer Premio del Festival Internacional de Cine de Toronto 2001.

Sin duda el estilo visual juega un papel muy importante a la hora de transmitirnos ese mundo mágico donde se encuentra Amélie. Jeunet hace uso de gran cantidad de movimientos de cámara y planos subjetivos que confieren a la película esa aureola mágica tan necesaria. Todos los personajes que pueblan la mente de Amélie, han sido creados por ordenador y contribuyen, en su justa medida, al desarrollo de la trama sin que en ningún momento se abuse de este efecto. El guión de 'Amélie' ya bullía por la cabeza de Jeunet antes de embarcarse en su aventura hollywoodiense con el rodaje de Alien:Resurrección. Consideraba que sus anteriores películas habían sido demasiado oscuras y deseaba rodar una película pequeña y optimista que se alejase de sus anteriores films y, desde luego, lo consiguió.

En un principio se había pensado en Emily Watson para el papel protagonista pero la actriz británica se negó alegando que no quería pasar más de seis meses fuera de su casa. Con todo, el director decidió bautizar a la protagonista como 'Amélie' por ser aquella en quien había pensado en un primer momento para el papel. Tras esta negativa, Jeunet pensó en Audrey Tautou la cual había tenido muy buenas críticas por su papel en 'Venus, Salón de Belleza'. Después de ver la película no se me ocurre que ninguna otra actriz pudiera haber interpretado a el papel. La interpretación de Audrey Tautou es magnífica transmitiéndonos toda la vitalidad y el optimismo de su personaje de una forma totalmente natural y que demuestra que es una actriz de carácter a la que habrá que seguirle la pista de cerca en el futuro.

El resto del reparto cumple de maravilla creando una serie de personajes muy creíbles que verán sus vidas trastocadas por la imperiosa necesidad de Amélie de cumplir su recién adquirida misión. Podemos ver algunos actores que ya acompañaron a Jeunet con anterioridad como Rufus, Serge Merlin o Dominique Pinon, el cual ha participado en todos los proyectos del director. La fotografía a cargo de Bruno Delbonnel nos muestra un París rebosante de luz que apoya enormemente el carácter optimista de la película.

La elección de un ritmo desenfrenado en algunas secuencias es muy acertada así como la utilización de los planos subjetivos y los movimientos de cámara que he comentado con anterioridad. La música, obra de Yann Tiersen, también sirve de apoyo al ritmo y a ese carácter optimista aportando una divertida melodía a algunas secuencias. Como curiosidad debo comentar que esta es la primera película que Jean-Pierre Jeunet rueda fuera de un estudio (aunque parece que se desenvuelve bastante bien).




Durante sus comienzos junto a Marc Caro con quien co-dirigió 'Delicatessen' y 'La Ciudad de los Niños Perdidos' ambos realizadores coincidieron en su necesidad de rodar en estudio lo cual ha mantenido Jeunet hasta la realización de este film. En definitiva, 'Amélie' representa el mejor cine francés de los últimos tiempos y nos presenta un cuento de hadas que, en manos de Jeunet, se transforma en una fantasía surrealista, desbordante de magia y optimismo con unos actores magníficos, un soberbio guión y un estilo visual innovador y muy acertado. Es por tanto de obligada visión para cualquier amante del cine. Un 10.