Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

6 de febrero de 2012

Vocabulario Fundamental. Viajes y Migraciones (5) 214 millones de migrantes / Viajar en La Bestia

Inmersos en la segunda década del siglo XXI los desplazamientos de la población mantienen su colosal magnitud por todo el planeta. Los desplazados debido a las catástrofes naturales han aumentado y probablemente lo seguirán haciendo según el cambio climático vaya extremando los fenómenos naturales, huracanes y tornados, sequías e inundaciones, que probablemente devasten grandes áreas de nuestro planeta en las próximas décadas. La crisis económica y política que vive el mundo ha acentuado las diferencias entre ricos y pobres en casi todas partes, haciendo pobre al que iba tirando y mísero al que era pobre, ha aumentado el número de personas que pasan hambre (mil millones largos) en el mundo y como guerras, declaradas o no, siempre hay unas cuantas y las represiones y persecuciones políticas están en boga con las revoluciones árabes, sigue habiendo muchos millones de personas cuya desesperación es tan grande como para emprender uno de los más decisivos y azarosos viajes de sus vidas.

En España parece que el desastre que es nuestra economía ha echado para atrás a muchos de los que construyeron nuestra burbuja inmobiliaria pero nuestro país aún tiene el atractivo de ser la puerta sur de Europa y sobre todo, es mejor que la miseria absoluta en la que viven muchos de los que no les queda otra que jugarse la vida y todo su dinero para escapar de ella. Es entonces cuando cambiamos de canal si informan de la última patera llegada (o naufragada) a nuestras costas, si acaso les compramos un dvd pirata o les damos una limosna que tranquilice nuestras conciencias o los encerramos en indignos y saturados centros de internamiento, mientras miramos a otro lado y hacemos como que no existen.

Les ofrecemos un texto de La Vanguardia (imágenes de Big Picture) que nos habla de los cambios habidos en los patrones migratorios en el mundo en los últimos años y terminaremos con el documental "El tren de la muerte", del alemán Stefan Rocker, que nos muestra el drama de la emigración centroamericana (que ya abordamos en otra entrada de este blog) y mexicana hacia Estados Unidos, el más importante corredor migratorio del mundo según la Organización Internacional para las Migraciones.


Primera parte - Un mundo de 214 millones de emigrantes


Texto: La Vanguardia 02/01/2012

Josep Playà Barcelona , Jaume V. Aroca Barcelona

A pesar de la crisis económica mundial y de las crisis políticas, una inequívoca señal de evolución de la humanidad, la emigración, mantiene estables sus constantes vitales. El flujo de personas que cruzan fronteras en busca de oportunidades alcanza los 214 millones de personas, según el informe de la Organización Internacional de Migraciones (OIM) del año 2011, presentado hace algunas semanas en Suiza.

Si a la cifra de desplazados que atraviesan las fronteras se añaden los ciudadanos que protagonizan desplazamientos en el interior de sus propios países, resulta que más de 1.000 millones de habitantes del planeta se hallan actualmente en tránsito.

El progreso de la humanidad está directamente vinculado a su desplazamiento sobre la faz de la tierra. Hace millones de años el primer homínido inició en África el camino y desde entonces las personas no han cejado en su deseo de moverse en busca de mejores condiciones de vida. Y esto sigue ocurriendo también en el siglo XXI. En este marco de estabilidad general del número de emigrantes en activo, hay una serie de acontecimientos que han modificado algunos comportamientos. Esta es una síntesis de las principales alteraciones detectadas en el informe de la OIM del 2011.

Norte de África - Los efectos imprevistos de la primavera árabe

El informe sostiene que la primavera árabe "ha tenido enormes repercusiones en los patrones migratorios de esa región y fuera de ella". Las crisis políticas en Túnez, Egipto y Libia provocaron el temor europeo de una gran ola de inmigración hacia el continente. Sin embargo, no ha sido así: "Sólo un porcentaje muy pequeño de los desplazados por el conflicto emprendió el cruce del Mediterráneo". Un 3% de los inmigrantes llegados en los últimos meses a la isla de Lampedusa, en el sur de Italia, o a Malta procedían de Libia.

La mayor parte de los desplazamientos originados por los conflictos de Libia y Egipto se han resuelto, por el momento, con el retorno a los países de origen. Así ha ocurrido con los inmigrantes asiáticos y los africanos con el consiguiente problema para la débil economía de estos países. Por ejemplo, la OIM estima que unos 70.000 chadianos y 80.000 nigerianos han retornado procedentes de Egipto y Túnez. La pérdida de las remesas enviadas por los emigrantes desde estos países y el aumento de la demanda de alimentos hacen temer una crisis en las naciones de acogida.

Haití y Asia - Las graves secuelas de los desastres naturales

Las catástrofes originadas por seísmos o los fenómenos meteorológicos siguen aumentando y, en consecuencia, también el desplazamiento de la población afectada por las calamidades. En el caso de Haití, cerca de 1,5 millones de personas se han visto obligadas a desplazarse debido al efecto del terremoto. Se esperaba que una parte de esta población emigrara de su país hacia Estados Unidos pero no ha ocurrido debido, apunta el informe de la OIM, a la extrema pobreza de la población, que no puede asumir un viaje "caro y peligroso".

Según un estudio elaborado por la OIM centrado específicamente en las migraciones relacionadas con el medio ambiente, se estima que 38 millones de personas se vieron obligadas a emigrar a consecuencia de algún tipo de catástrofe en el año 2010. El informe concluye que el número de emigrantes naturales es cada vez mayor.

Europa y América del Norte - Las consecuencias desiguales de la crisis económica

El informe de la OIM estima que la crisis en los países más ricos provocará una fuerte reducción de las corrientes migratorias, una abrupta interrupción del aumento de población de extranjeros en los países con ingresos altos, una drástica reducción de las remesas y un aumento de la emigración de retorno.

Sin embargo, el propio informe reconoce que estos comportamientos no han sido extensibles a todos los países. Así, advierte que a la reducción del tráfico de personas tras el estallido de la crisis financiera en el 2007 y el 2008 le ha seguido un nuevo repunte. En este sentido, señala que Canadá y Estados Unidos (pese a las crecientes restricciones de este último país) registran aumentos significativos del número de inmigrantes. Por el contrario, apunta a disminuciones de población inmigrada en el Reino Unido, a la par que empieza a describir un aumento súbito del número de emigrantes de nacionalidad europea que cruzan el Atlántico en busca de nuevas oportunidades. Tal es el caso de Irlanda, donde se ha detectado una salida neta de 60.000 habitantes.

El informe pone de relieve el impacto de la crisis en los inmigrantes que padecen un nivel de desempleo superior a la tasa que sufren los ciudadanos nacionales. En este capítulo, el informe cita específicamente el caso de España. Sin embargo, advierte, el desempleo no deriva necesariamente en un retorno masivo. En el regreso pesa más la situación del país de origen que la situación del país de estancia. Así, por ejemplo, señala el caso de Polonia, cuyas buenas perspectivas económicas han propiciado el retorno de los nacionales que hasta ahora vivían fuera de su país.

Alemania - El indiscutible atractivo de 'Merkelandia'

Alemania es otra muestra evidente de que las condiciones económicas de una nación de destino son decisivas para promover o desmotivar la emigración. Los últimos datos del Departamento de Estadística de Alemania –que todavía no recoge el informe de la OIM– apuntan a un cambio de tendencia relacionado con la crisis en la zona euro.

Por un lado, la supresión de las limitaciones a la libre circulación dentro de la Unión Europea ha derivado en un claro aumento de ciudadanos procedentes de Polonia, Hungría, Eslovaquia, Bulgaria y Rumanía, que se situó en un 30% de aumento en el primer semestre del 2011.

De los 450.000 ciudadanos que entraron en Alemania en estos primeros seis meses del año, lo que supone un aumento del 19% respecto al mismo periodo del año anterior, un 62% procedía de otro Estado miembro de la UE, mientras que sólo un 11% llegó desde otros países no comunitarios europeos, de Asia o de América. La migración hacia Alemania de ciudadanos procedentes de España y Grecia también experimentó un fuerte aumento. Llegaron 2.400 españoles, un 49% más, y 4.100 griegos, un 84% más, en lo que parece casi un retorno a un fenómeno propio de los años sesenta.

España - El retorno tras el declive de la exuberancia hispana

La crisis en los países del sur de Europa ha reactivado el retorno de algunos inmigrantes a sus países de origen, especialmente de ciudadanos de Latinoamérica. El informe "Extranjeros residentes en España. Principales resultados", de la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración, revela que en el tercer trimestre del 2011 se ha reducido la cifra de extranjeros de cinco de las principales nacionalidades que viven en España (Ecuador, Colombia, Perú, Cuba y Argentina). El número de ciudadanos de Ecuador, la segunda nacionalidad extracomunitaria con más residentes en España, ha disminuido en 3.234 personas. Mientras, en el caso de Colombia, la tercera nacionalidad, se ha reducido en 1.751 ciudadanos, y en el de Perú, en 1.511.

El informe también habla de la tendencia al equilibrio entre la cifra de ciudadanos procedentes de otros países de la Unión Europea que viven en España y los de terceros países. A 30 de septiembre del 2011, el 48,5% de los extranjeros pertenece al régimen comunitario y el 51,5% restante al régimen general.



Segunda parte - Viajando en La Bestia

Todos los años, miles de migrantes centroamericanos que huyen de la miseria e inseguridad de sus países atraviesan México con la esperanza de llegar a Estados Unidos y ver cumplida allí la promesa de una vida mejor. Pero, con demasiada frecuencia, en el trayecto sus sueños se ven convertidos la peor de las pesadillas pues pueden arrestados por la "migra" (la policía antimigración), chantajeados por policías corruptos, sufrir robos, violaciones, secuestros o asesinatos por parte de maras, traficantes de drogas y personas que no tienen escrúpulos en aprovecharse de los que nada tienen.

Uno de los tramos más peligrosos de su viaje comienza cuando suben al tren de mercancías conocido como La Bestia, un leviatán aullador de hierro de cientos de toneladas que avanza desde la frontera de México y Guatemala rumbo al norte. Es el "tren de la muerte", el "devoramigrantes" y los miles de kilómetros que recorre representan uno de los trayectos más peligrosos del mundo. Sobre él, aferrados al metal candente de los techos de los vagones, hambrientos y expuestos a la lluvia, no sólo viajan diariamente los sueños, esperanzas, tragedias y soledades de cientos de migrantes pues no por ir en el tren cesan los peligros que les han acosado durante su viaje. Son muchos los que creen que maquinistas y encargados de los cambios de vías están compinchados con las Maras y los narcos que pueden asaltarlos en el mismo tren, que ellos son los que bajan la velocidad en determinados tramos para que suban o avisan de los horarios de salida de los convoyes.

Pero las Maras no son el único peligro de viajar a lomos de La Bestia. Los migrantes que en él viajan también corren el constante peligro de caer a las vías al quedarse dormidos o ser empujados durante un asalto y sufrir amputaciones o la muerte. Es el tributo que se cobra la Bestia, para que pasen muchos de ellos, algunos han de ser devorados. A lo largo de los miles de kilómetros que recorre se suceden precarios centros sanitarios que curan heridos y amputados y los enterramientos improvisados que albergan a los muertos anónimos.

Los que son capturados por la migra son devueltos a sus países de origen. Muchos han de intentarlo diez o quince veces para conseguir llegar a la frontera con Estados Unidos. Los que completan el viaje más o menos enteros, más o menos humillados, tardan entre 4 y 6 semanas en hacerlo. Y aún les esperan el muro construido por los estadounidenses, el desierto, y las patrullas fronterizas. Y sin embargo y a pesar de todos los peligros, es tal la miseria y desesperación de los migrantes que estos no paran de intentar esa terrible prueba de obstáculos en busca del incierto sueño americano. Afortunadamente en su camino hay gente maravillosa y solidaria que intentan hacerles algo más llevadero el camino. Es el caso de Las Patronas, un grupo de mujeres que cada día reúnen alimentos para cocinarlos y entregárselos a los migrantes en bolsas, a cambio de nada. 



En fin, para tener una visión completa de la odisea que recorren los migrantes les ofrecemos un estupendo reportaje de Jon Sistiaga sobre este tren y sobre quienes en él se embarcan, un azaroso viaje en el que pueden dejarse la dignidad y la vida. 

A lomos de la Bestia - Jon Sistiaga