Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

19 de diciembre de 2011

Nunca olvido una cara pero con usted haré una excepción (4) Hasta nunca, Kim Jong-Il

Llevábamos tiempo sin dedicar uno de nuestros Nunca olvido una cara pero con usted haré una excepción a nadie y bueno, el chungo al corazón que ha acabado con la vida del dictador norcoreano Kim Jong-Il (a cuyo perverso régimen ya dedicamos una entrada) nos ha dado pié a alegrarnos de haya un tirano menos en el mundo, aunque éste vaya a ser sustituido por su hijo, lo que suponemos hará cambiar poco la desdichada vida del pueblo norcoreano. El Querido Líder de la dictadura comunista de Corea del Norte falleció el sábado 17 de un ataque al corazón, según anunció este lunes de madrugada la televisión nacional KCTV. Tenía 69 años. Kim sufrió una apoplejía en 2008, que le dejó con secuelas en sus brazos y pierna izquierdos. También padecía diabetes.

Ha causado sin embargo perplejidad y bastantes dudas la histeria colectiva que ante este hecho están expresando los norcoreanos, gimoteando patéticamente ante las cámaras en unas imágenes que hacen pensar en que el miedo y la maquinaria de propaganda del hermético estado asiáticolos la han inspirado. El vídeo emitido por la televisión norcoreana muestra a diversos ciudadanos llorando desconsoladamente, de rodillas, golpeando el suelo en señal de dolor e impotencia mientras la imagen del Líder Supremo corona una plaza de la capital del Estado, Pyongyang.

Kim Jong-Il convirtió al pequeño país surgido de la partición de Corea en la guerra de los años cincuenta en una amenaza nuclear regional, con el cuarto ejército del mundo y un arsenal desconocido que ahora queda en manos de su hijo, Kim Jong-Un, y que mantiene en alerta permanente, con recurrentes erupciones de violencia, a vecinos como Corea del Sur o Japón.

Deja un legado de atrocidades masivas" según Human Right Watch, cientos de miles de muertos por hambrunas y represiones, el haber convertido su país en un enorme campo de concentración lleno de personas robotizadas y hambrientas, son otros de los efectos perversos de su férrea dictadura. En fin, que se te coman pronto los gusanos, grotesco y absurdo tirano.


En su FB nuestro colaborador Papá Pop se acordaba del amigo Kim con la desmitificadora interpretación de Muchachada Nui sobre el pollo-pera en cuestión. Et voilá.