Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

20 de octubre de 2011

Campanadas de la Historia (8) El fin de Gadafi y ¿el fin de E.T.A.?

El 20 de octubre de 2011 será recordado por haberse producido dos hechos históricos, el fin de dos entes criminales y mafiosos que han distorsionado durante más de 40 años la historia de dos países mediterráneos como Libia y España. Pero estos dos fines merecen ciertas consideraciones.

En el primero, los rebeldes libios completaban la liberación de su país con la toma de Sirte y terminaban con la vida y matanzas de quien había dirigido su nación con mano cruel y despótica durante los últimos 42 años, Muamar el Gadafi. Después se han ido conociendo los últimos momentos de vida de un Gadafi aterrado y suplicando clemencia, mientras es linchado por la turba de rebeldes que lo han capturado y que, ebrios de rabia y victoria, se ensañan con su cuerpo agonizante para terminar rematándole de un tiro en la sien.Subido al poder con apenas 27 años por sus compañeros militares tras un incruento golpe de estado contra el rey Idris en el año 1969 , el anticolonialismo, el panarabismo y su sistema político conocido como la jamahiriya fueron la base de su ideología en sus comienzos. Astuto y excéntrico, desarrolló un enfermizo culto a la personalidad y controló férreamente un Estado policiaco, que extirpó cualquier libertad y recurrió sistemáticamente a la cárcel, el asesinato y la tortura.

De cara al exterior comenzó
a financiar grupos terroristas solo a condición de que añadiesen a su nombre "anticolonialista" o "antiimperialista". Tras descubrirse en 1992 que estaba detrás de varios atentados como el de Lockerbie (Escocia) en 1988 que causaron centenares de víctimas, comenzaron desde la ONU y los países occidentales las sanciones que le convirtieron en un paria internacional ("mad dog" le llamó Ronald Reagan).Sin embargo, siete años después y tras entregar a los autores de aquel terrible atentado, el estrafalario dictador libio comienza una nueva etapa de promoción internacional ayudado por las seductores y enormes reservas petrolíferas de su país. De esta forma y tras renunciar a sus planes de hacerse con armamento de destrucción masiva, pasa a ser recibido con honores en la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea (Gallardón le entregó las llaves de Madrid), mostrando las hipocresias de muchos y haciendo gala en todas partes de sus estrafalarias maneras. Cabe reseñar como dos grandes patanes de la política internacional como Hugo Chávez y Silvio Berlusconi se llevaban genial con él, el primero por aquello de su antiimperialismo desbocado, el segundo por su desvergonzado machismo.Hasta que comenzaron las revueltas de la primavera árabe y el pueblo libio, harto de su despotismo, también se levantó contra él. Entonces quienes le habían apoyado pudieron ver su cara más cruel y sanguinaria, reprimiendo despiadadamente a su propio pueblo. Sin embargo, éste tras seis meses de lucha miles de muertos y heridos y la decisiva ayuda de la OTAN, ha podido al fin acabar con el tirano. En fin, lamentando su brutal muerte (no muy distinta de la que él reservó para miles de sus compatriotas), celebramos el final de su dictadura y esperamos que Libia no caiga en más revanchismos y que a través de la reconciliación y la llegada de la democracia los libios podrán construir y decidir su propio destino.



La segunda campanada la dio ayer ETA anunciando el fin definitivo de su actividad armada. Este anuncio es una gran noticia para todos (sobre todo para lo que han vivido tantos años amenazados) pues acaba con su dictadura de sangre y terror, acaba con el miedo inoculado en el espíritu de las sociedades vasca y española a través de la violencia. Una violencia explícita de coches bomba y tiros en la nuca como modus operandi preferidos e implícita, a través de la intimidación diaria y las pintadas amenazantes, contra quienes no compartieran su fanática visión de Euskal Herria.

Los continuos golpes policiales (sobre todo con Alfredo Rubalcaba de ministro de Interior, por más que le duela a la derecha recalcitrante), el descabezamiento sucesivo de sus cúpulas, la colaboración internacional (principalmente de Francia), la resistencia y el rechazo de la sociedad vasca y por extensión de la española y la presión de la propia izquierda "abertzale" han hecho que la organización terrorista haya tenido que dar este paso.

En Vida y Tiempos nos congratulamos de este anuncio pero pensamos que aún quedan algunos temas importantes por dilucidar. Porque estos tres fulanos aún con pasamontañas no han dicho nada de su disolución, de entregar las armas, de entregarse a la Justicia los buscados por ella pero, sobre todo, se han olvidado, como siempre han hecho, de las víctimas, las que mataron, las que hirieron y mutilaron, las que intimidaron, las que obligaron a marcharse fuera del País Vasco. Todo eso está por ver, todo eso está, esperemos, por llegar.